Derecho virtual Logo

Los actos de engaño al descubierto【Con Ejemplos prácticos】

actos de engaño

Si estas estudiando el Derecho de Competencia, sabes que los actos de engaño juegan un papel fundamental. Estas conductas implican la transmisión de información falsa o engañosa sobre bienes, servicios, características contractuales, entre otros aspectos. Por lo que no querrás suspender por no comprende este acto de competencia desleal, pues tranquilo, aquí tienes la solución.

En este artículo, exploraremos qué se considera un acto de engaño, si se puede engañar por omisión, los requisitos que determinan una conducta como engañosa y ejemplos prácticos para ilustrar cada uno de estos conceptos.

Y por tanto, como valor añadido, dado que los actos de engaño son un tipo de acto de competencia desleal, aquí tienes el enlace a nuestro artículo sobre los actos de competencia desleal con ejemplos prácticos.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

 

Todo lo que necesitas saber sobre los actos de engaño con ejemplos prácticos

¿Qué son los actos de engaño?

Los actos de engaño son conductas que transmiten información falsa o que puede inducir a error a los destinatarios, afectando su comportamiento económico. Según la Ley de Competencia Desleal, tanto el artículo 5 como el artículo 7, se considera desleal por engañosa cualquier conducta que cumpla con alguno de los siguientes aspectos:

1. La existencia o la naturaleza del bien o servicio

En este caso, se trata de conductas que ocultan o distorsionan la información sobre la existencia o la naturaleza del bien o servicio. Veamos un ejemplo práctico:

Una empresa de cosméticos promociona un producto como “100% natural” cuando en realidad contiene ingredientes químicos dañinos para la piel. Esta conducta engañosa oculta la verdadera naturaleza del producto, induciendo a los consumidores a creer que están adquiriendo un producto seguro y natural.

2. Las características principales del bien o servicio

En esta situación, se divulga información falsa o engañosa sobre las características principales del bien o servicio, lo que puede inducir a error a los consumidores. Veamos un ejemplo práctico:

Un fabricante de electrodomésticos anuncia un horno con una capacidad de cocción mucho mayor a la real. Los consumidores compran el horno confiando en esa información engañosa, pero luego descubren que la capacidad de cocción es considerablemente menor a la anunciada.

3. La asistencia posventa al cliente y el tratamiento de las reclamaciones

En este caso, se refiere a conductas que distorsionan la información sobre la asistencia posventa y el tratamiento de las reclamaciones. Veamos un ejemplo práctico:

Una compañía de telecomunicaciones promete un servicio de atención al cliente las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Sin embargo, cuando los clientes intentan contactar con el servicio de atención al cliente, encuentran dificultades para comunicarse y obtener respuestas a sus problemas.

4. El precio o su modo de fijación, o la existencia de una ventaja específica con respecto al precio

En esta situación, se transmiten informaciones falsas o engañosas relacionadas con el precio del bien o servicio. Veamos un ejemplo práctico:

Un concesionario de automóviles anuncia un descuento significativo en un modelo en particular, pero en realidad, el precio del vehículo se ha inflado previamente para que el descuento parezca más atractivo. Los consumidores son engañados al creer que están obteniendo una gran oferta cuando, en realidad, están pagando más de lo que deberían.

Como te has podido dar cuenta, normalmente son las empresas quienes realizan estas conductas, pero déjame preguntarte ¿sabes en qué consiste una sociedad limitada? Pues parar aprender un poco más sobre ellas, aquí tienes nuestro artículo sobre ejemplos de sociedad limitada nueva empresa.

¿Se puede engañar por omisión?

Es importante destacar que no solo se puede engañar mediante la información falsa, sino también por omisión. Es decir, si un comerciante omite información relevante que puede inducir a error a los consumidores, también se consideraría un acto de engaño. Veamos esto mejor con un ejemplo práctico:

Imaginemos que estás interesado en comprar un televisor de última generación y visitas una tienda de electrónica. El vendedor te muestra un modelo en particular y destaca todas sus características positivas, como la calidad de imagen, la resolución y las funciones inteligentes. Sin embargo, omite mencionar que el televisor tiene un problema conocido de durabilidad y que ha habido numerosas quejas de los clientes sobre fallos técnicos después de unos meses de uso.

Confías en la información proporcionada por el vendedor y decides realizar la compra. Sin embargo, poco tiempo después, el televisor comienza a presentar problemas y deja de funcionar por completo. Te sientes engañado porque el vendedor omitió deliberadamente la información crucial sobre la durabilidad del producto, lo que te habría llevado a reconsiderar tu decisión de compra.

En este caso, el comerciante engañó por omisión al no revelar información relevante sobre el televisor, lo que indujo a error al consumidor y afectó su comportamiento económico. Este ejemplo demuestra que la omisión de información puede ser igualmente engañosa y desleal, ya que los consumidores tienen derecho a conocer todos los aspectos relevantes de un producto o servicio antes de realizar una compra.

¿Y si el empresario está sujeto a un código de conducta?

Por último, cuando un empresario o profesional indica que está vinculado a un código de conducta, el incumplimiento de los compromisos asumidos en dicho código se considera desleal. Esto es especialmente relevante si el incumplimiento puede distorsionar significativamente el comportamiento económico de los destinatarios.

Un ejemplo práctico de esto es cuando una empresa de mudanzas afirma estar afiliada a un código de conducta que garantiza altos estándares de calidad, pero luego no cumple con esos compromisos, lo cual engaña a los clientes y afecta sus decisiones económicas. El incumplimiento de los compromisos en un código de conducta se considera desleal porque puede generar expectativas engañosas y afectar la confianza de los consumidores.

Conclusión

Enhorabuena por haber llegado hasta aquí, dado que ahora sabes que los actos de engaño son conductas que transmiten información falsa o engañosa, afectando el comportamiento económico de los consumidores. Además, gracias a estos ejemplos prácticos entiendes a qué aspectos del bien o servicio pueden afectar.

Por tanto, ahora dispones de las herramientas para evitar que te engañen al comprar, pero si realmente estas aquí porque estas estudiando Derecho o tienes un examen pronto, no dudes en consultar nuestra sección de “Carrera Derecho” para que no pierdas la oportunidad de saber desde técnicas de memorización como hasta los errores a evitar.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • José María Nuñez

    Estudiante del Máster de la Abogacía de Cáceres con una pasión por el Derecho Mercantil. Apasionado por hacer el derecho más accesible para todos

Mas consejos de derecho: