Derecho virtual Logo

La convalidación de los actos administrativos【Concepto & 2 Ejemplos】

convalidación de los actos administrativos

Imagina por un momento que te encuentras ante una situación en la que un acto administrativo, aparentemente válido, se ve cuestionado debido a algún defecto o irregularidad. ¿Sabrías qué hacer en ese caso? ¿Es posible salvar la validez de dicho acto? Estas preguntas giran alrededor de un concepto clave: la convalidación de los actos administrativos.

Si estás aquí es porque quieres conocer las características y los efectos de la convalidación, así como los diferentes supuestos que pueden encontrarse. He de decirte que has venido al lugar correcto. Tras leer esta breve —pero intensa— explicación sobre la convalidación de los actos administrativos vas a ser todo un experto en la cuestión.

Así, ponte la ropa de jurista de reconocido prestigio experto en Derecho Administrativo, acomódate y toma nota porque ¡vamos a por ello!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

Qué es la convalidación de los actos administrativos: definición

Como ya eres prácticamente un Catedrático en Derecho Administrativo, sabes que la regulación de los actos emanados de las Administraciones Públicas se encuentra en una de las llamadas «Leyes Siamesas»; y más concretamente, en la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (LPACAP).

Así, y estableciendo una definición concreta al concepto que nos ocupa, la convalidación es el «acto mediante el que la Administración subsana los vicios anulables de otro acto administrativo, confirmando su validez y eficacia».

El ordenamiento jurídico pasa muy por encima de este concepto, dedicándole la LPACAP solamente un artículo en exclusiva. Este artículo es el 52 LPACAP cuya redacción es la siguiente:

  1. La Administración podrá convalidar los actos anulables, subsanando los vicios de que adolezcan.
  2. El acto de convalidación producirá efecto desde su fecha, salvo lo dispuesto en el artículo 39.3 para la retroactividad de los actos administrativos.
  3. Si el vicio consistiera en incompetencia no determinante de nulidad, la convalidación podrá realizarse por el órgano competente cuando sea superior jerárquico del que dictó el acto viciado.
  4. Si el vicio consistiese en la falta de alguna autorización, podrá ser convalidado el acto mediante el otorgamiento de la misma por el órgano competente.

Características y efectos de la convalidación

Una vez que tenemos establecida una definición del concepto, y conocemos su régimen jurídico, vamos a establecer las características y los efectos de la convalidación de los actos administrativos:

  • Sólo pueden ser convalidados los actos que, por su naturaleza, sean anulables.
  • La principal función de la convalidación es la subsanación de los defectos o irregularidades de los que adolezca un acto administrativo, que por su posible anulabilidad les haga perder su validez y eficacia.
  • La convalidación se realiza por otro acto administrativo posterior que corrige los defectos del original.
  • Es una potestad propia de la Administración Pública, que le permite corregir sus propios actos para garantizar su legalidad y eficacia.
  • Produce efectos únicamente desde la fecha de su convalidación. Es decir, la convalidación no tendrá efectos retroactivos salvo cuando se cumplan condiciones tasadas.

¿Cuáles son los supuestos de convalidación de los actos administrativos?

Como habrás podido sustraer del tenor de los apartados 3 y 4 del artículo 52 LCAPAC, son dos los supuestos de convalidación de los actos administrativos. Vamos a desgranar uno por uno para que los comprendas a la perfección.

Artículo 52.3 Ley 39/2015: Vicio por incompetencia no determinante de nulidad

El primer supuesto de convalidación se da en aquellos actos administrativos viciados por incompetencia, pero que no determina su nulidad. Es decir, aquellos actos que por su naturaleza no cumplen con los requisitos de la nulidad por incompetencia del artículo 47.1 b) LPACAP y cuyos defectos son subsanables. Así, el acto deberá ser convalidado por el superior órgano jerárquico del que dictó el acto viciado.

Sin embargo, la LPACAP no hace referencia explícita a que el órgano convalidante haya de ser en inmediato superior del que dictó el viciado, sino solamente superior en cuanto a jerarquía. Sin embargo, sí que es necesaria la existencia de una proximidad jerárquica entre ambos para que la incompetencia no se manifieste de forma más evidente y el acto deviniera finalmente nulo.

Este enfoque garantiza que la convalidación se realice dentro de la estructura jerárquica, asegurando así la coherencia y legalidad de los actos administrativos en el marco de la organización administrativa. Además, promueve la eficiencia en la gestión administrativa al permitir que los órganos superiores corrijan los errores de los órganos inferiores, evitando así la invalidación de los actos cuando sea posible su subsanación.

Artículo 52.4 Ley 39/2015: Vicio por falta de autorización

Este último apartado es más sencillo de comprender que el anterior, en tanto que la razón de la convalidación es la falta de alguna autorización preceptiva para que el acto administrativo devenga eficaz y válido. En este caso, en comparación con el anterior, no existe riesgo explícito de nulidad, en tanto que el acto podrá ser convalidado en el momento en el que el órgano competente para otorgar la autorización que falta, lo haga.

Así, puede resumirse que en situaciones donde el único defecto que invalida un acto es la falta de una autorización necesaria, la convalidación puede ser alcanzada de manera relativamente sencilla mediante el procedimiento de otorgamiento de dicha autorización por parte del órgano competente.

Ejemplos prácticos

Ya casi hemos llegado al final. Sin embargo, vamos a presentar una serie de ejemplos prácticos para que puedas terminar de comprender todo lo que rodea a la convalidación de los actos administrativos.

Ejemplo de vicio por incompetencia no determinante de nulidad

En Tarralozas del Río Bonito, un municipio de gran expansión inmobiliaria debido a los parajes naturales que le rodean y a su cercanía con la capital de provincia, un administrativo adscrito a la Concejalía de Urbanismo emite una licencia de construcción para el proyecto inmobiliario en un gran centro comercial. Sin embargo, más tarde se descubre que el funcionario responsable del otorgamiento de la licencia no era competente para su emisión.

En este caso, el vicio del acto administrativo es la incompetencia del funcionario que emitió la licencia. Sin embargo, esta incompetencia no es suficiente para invalidar completamente la licencia, ya que el proyecto inmobiliario cumple con todos los requisitos urbanísticos y legales.

Para subsanar este vicio, el órgano competente, que en este caso es el Concejal de Urbanismo de la localidad, decide convalidar el acto administrativo. Esto lo hace mediante otro acto en el que ratifica la licencia de construcción emitida anteriormente por el administrativo incompetente. Por tanto, el acto administrativo ya ha sido convalidado y se puede proceder a la construcción del centro comercial.

Ejemplo de vicio por falta de autorización: «Cárnicas Maduras, S.L.»

Cárnicas Maduras, S.L., una empresa de producción y distribución de productos cárnicos, solicita un permiso sanitario para comenzar a operar una nueva línea de producción en su planta. La empresa presenta todos los documentos requeridos y cumple con todas las regulaciones sanitarias, pero por un error administrativo, el órgano competente no emite la autorización correspondiente antes de que la empresa comience a operar la nueva línea de producción.

Después de un tiempo, durante una inspección rutinaria, se descubre que la empresa ha estado operando sin la autorización sanitaria necesaria. Ante esta situación, la empresa reconoce el error y presenta una solicitud de convalidación del acto administrativo, solicitando que se otorgue la autorización sanitaria requerida.

En este caso, el vicio del acto administrativo es la falta de la autorización sanitaria necesaria para operar la nueva línea de producción. Sin embargo, la empresa ha demostrado cumplir con todos los requisitos y regulaciones sanitarias, y la ausencia de la autorización no invalida la idoneidad de la planta ni la seguridad de los productos alimenticios producidos.
El órgano competente, después de revisar la solicitud y verificar que la empresa cumple con todos los requisitos sanitarios, decide convalidar el acto administrativo. Emite una nuevo acto en el que se otorga la autorización sanitaria para la nueva línea de producción.

Conclusiones

Hemos llegado al final, ¡enhorabuena! Te felicito por haber sobrevivido al camino de la convalidación de los actos administrativos, sobre los cuáles ya eres todo un experto. En resumen, la convalidación de los actos administrativos es un proceso fundamental dentro del Derecho Administrativo que permite subsanar los defectos o vicios que puedan afectar a los actos emitidos por la Administración Pública. Por último, nuestros amigos de Tarralozas del Río Bonito y de Cárnicas Maduras, S.L nos han ayudado a comprender cuándo nos encontramos ante un supuesto de convalidación por vicio de incompetencia no determinante de nulidad; y cuándo ante una convalidación por vicio de falta de autorización.

Esperamos que este artículo haya te haya resultado útil y que hayas podido resolver todos tus interrogantes sobre la convalidación de los actos administrativos. Recuerda que en Derecho Virtual puedes resolver todas tus dudas jurídicas. ¡Te esperamos en próximos artículos!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • Pablo Amor de Miguel

    Doble Graduado en Derecho y ADE y Máster en Gobierno y Derecho Público. Opositor al CSACE. Entusiasta del Derecho Constitucional y Administrativo, pretendo transmitir el mundo jurídico desde una perspectiva didáctica y motivadora

Mas consejos de derecho: