Derecho virtual Logo

El comodato en España: Modelo y ejemplos para tus apuntes

Comodato

Imagina la posibilidad de obtener temporalmente un objeto o bien sin necesidad de comprarlo ni alquilarlo. Esta práctica común en la sociedad actual tiene su fundamento en el comodato, un concepto de gran relevancia en el derecho civil español.

El comodato, también conocido como préstamo de uso, es un acuerdo legal mediante el cual una persona, llamada comodante, cede temporalmente un objeto o bien a otra, el comodatario, sin requerir una compensación económica a cambio.

En este artículo exploraras en detalle el comodato: su definición, regulación legal, características y ejemplos concretos que ayudarán a aclarar su uso y relevancia en el contexto legal español. Además, te incluiremos un modelo de contrato de comodato, para que puedas tener un ejemplo no solo posible sino ultra realista.

Así que si estas listo, acompáñanos en este recorrido por el préstamo de uso, donde descubriremos cómo esta figura del derecho está en muchos hechos cotidianos que no te habrás dado cuenta antes.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

Comprendiendo el Comodato

Hablemos del comodato, un contrato que puede simplificar la vida de muchas personas. Pero ¿qué es el comodato? En términos legales, se le conoce como préstamo de uso, y es ese acuerdo donde una persona, llamada comodante, presta a otra, el comodatario, un objeto no fungible por un tiempo determinado. La particularidad es que este préstamo no implica una compensación económica, lo que lo convierte en un contrato esencialmente gratuito.

Este acuerdo está regulado en el Código Civil de España, en su título X, Libro IV, y comprende una disposición general que define el préstamo y dos categorías: el comodato y el mutuo o simple préstamo. Siendo específicos, el comodato se encuentra en los artículos 1740 al 1762 del Código Civil.

Características del comodato y su forma

El comodato se caracteriza por su gratuidad y temporalidad. El comodatario recibe una cosa no fungible para su uso durante un tiempo específico, con la obligación de devolver exactamente la misma cosa al final de ese plazo.

Si el contrato no especifica la duración, se considera que concluye cuando termina el uso acordado. Si no hay un acuerdo en el uso, se recurre a la costumbre para determinar la duración. En caso de que la costumbre no establezca una duración, queda a discreción del comodante.

Distinción con otros contratos

Es importante distinguir el comodato de otros contratos. Principalmente, se diferencia del mutuo o simple préstamo en el tipo de bienes involucrados.

El comodato se refiere a bienes no fungibles, mientras que el mutuo involucra bienes fungibles. Además, el comodato es esencialmente gratuito, y si se acuerda una retribución, se convierte en un arrendamiento. Por otro lado, el mutuo es gratuito por naturaleza, pero puede ser retribuido.

¿Cómo funciona el comodato?

El comodato es un contrato real, lo que significa que se perfecciona con la entrega de la cosa. El elemento crucial para el nacimiento de las obligaciones es la entrega de la cosa.

Aunque algunos sectores doctrinales lo consideran un contrato consensual destinado a crear la obligación de prestar, el Código Civil español lo establece como un contrato real. El acuerdo previo a la entrega se considera un “contrato perfecto de promesa de préstamo” en ciertos casos.

Pero ojo, no requiere que sea por escrito, es decir, que cuando le dejas algo a tu amigo en verdad estás haciendo un comodato.

Ejemplo de un comodato en un contexto real

Para entender mejor el comodato, imaginemos un ejemplo. María presta a su amiga Laura su bicicleta durante el verano. Han acordado que Laura puede usarla durante julio y agosto, y después debe devolverla en las mismas condiciones en que la recibió.

No se ha especificado ningún pago por este préstamo. Aquí tenemos un claro caso de comodato: uso temporal de una cosa no fungible sin costo alguno.

Este préstamo de uso puede aplicarse a muchas situaciones cotidianas, como prestar herramientas, libros, o incluso objetos más grandes como una maquina de coser o una nevera.

En resumen, el comodato es un contrato que simplifica la vida diaria, permitiendo que las personas compartan bienes sin necesidad de comprarlos o alquilarlos. Es una figura legal esencialmente gratuita, reglamentada en el Código Civil de España, y es crucial entender cómo funciona, ya que puede tener un impacto significativo en muchas áreas de la vida cotidiana.

Partes Involucradas en el Comodato y el objeto

Sigamos explorando el comodato y adentrémonos en las partes involucradas y el objeto del contrato. ¿Quiénes pueden ser comodantes y comodatarios, cuáles son sus obligaciones y derechos, y sobre qué objeto recae este préstamo de uso? Aquí te lo explicamos detalladamente.

¿Quiénes pueden ser comodantes y comodatarios?

En el comodato, el comodante es la persona que entrega la cosa, y el comodatario es quien recibe la cosa para su uso y disfrute. En términos de capacidad legal, aplican las reglas generales para contratar

El comodante no necesita ser propietario de la cosa, pero debe tener un derecho que le permita ceder su uso, como un usufructo o ser arrendatario.

Obligaciones y derechos de las partes

El Comodante

El comodante tiene la obligación de entregar la cosa, que es el elemento fundamental para la existencia del contrato, y durante la vigencia del contrato, debe mantener al comodatario en el uso pacífico de la cosa.

Además, si existen gastos extraordinarios relacionados con la conservación de la cosa, el comodante está obligado a pagarlos. También es responsable de los daños causados por los vicios de la cosa prestada si conoce estos vicios y no los comunica al comodatario.

El comodante conserva los derechos que tiene sobre la cosa. Esto significa que el comodatario no puede adquirir derechos por prescripción, sin importar cuánto tiempo haya tenido la posesión de la cosa. La jurisprudencia ha establecido que el comodato es un contrato unilateral y que cualquier prescripción sería ineficaz.

El Comodatario

El comodatario tiene la obligación principal de devolver la cosa una vez que finalice el tiempo acordado en el contrato. No puede retener la cosa como medio de presión para que el comodante pague gastos que le corresponden a este último. Debe entregar la misma cosa en un estado de conservación normal y usarla de acuerdo con el uso acordado.

Si el comodatario deja de cumplir con esta obligación, el comodante puede recuperar la cosa antes de que termine el tiempo pactado.

El comodatario no responde por pérdidas o deterioros causados por el uso común de la cosa, como los originados por caso fortuito o fuerza mayor. Sin embargo, si la cosa se entrega tasada, su pérdida por caso fortuito obliga al comodatario a pagar el precio tasado, a menos que ambas partes acuerden lo contrario.

Si hay varios comodatarios, la responsabilidad es solidaria, lo que significa que cada uno debe responder por la totalidad, con derecho a recuperar la parte correspondiente de los demás obligados.

Además, el comodatario no puede apropiarse de los frutos de la cosa, a menos que el uso común de la cosa implique la percepción de estos. En tales casos, como el préstamo de una vaca para obtener leche, el comodatario tiene derecho a esos frutos mientras la cosa esté en su poder.

El comodato es un contrato que equilibra las obligaciones y derechos de ambas partes. Comprender estas responsabilidades es esencial para evitar malentendidos y conflictos.

A través de ejemplos y casos prácticos, podemos analizar cómo funciona este contrato en situaciones reales, lo que nos permite apreciar su relevancia en la vida diaria. Acompáñanos en este viaje para aprender más sobre el comodato y su aplicación en el derecho español.

Sobre qué objeto recae el préstamo de uso

El comodato recae sobre bienes no consumibles, lo que significa que la cosa prestada no debe consumirse con el uso que el comodatario le da. Esto amplía el alcance del contrato, ya que no se limita a bienes muebles o inmuebles.

La clave es que la cosa no se deteriore o consuma por el uso acordado. Por lo tanto, el préstamo de uso puede aplicarse a una amplia variedad de objetos, desde herramientas y libros hasta electrodomésticos y más.

A través de esta distinción y exploración de las partes involucradas y el objeto del comodato, podemos comprender mejor este contrato y su aplicación en diversas situaciones.

Las obligaciones y derechos de comodantes y comodatarios están claramente definidos en el Código Civil, lo que garantiza un marco legal sólido para este tipo de transacciones. Continuemos nuestro viaje para descubrir más sobre el comodato y su impacto en la sociedad española.

Duración y Finalización del Comodato

Ahora, adentrémonos en el momento en que el préstamo de uso llega a su fin. El comodato puede extinguirse por diversas causas, algunas de las cuales son comunes a la terminación de otras obligaciones, y otras específicas de este tipo de contrato. Veamos cuándo y cómo se extingue el comodato en detalle.

Por Finalización del Tiempo o Uso

El comodato llega a su fin cuando finaliza el tiempo acordado en el contrato o una vez que se cumple el uso para el que la cosa fue prestada. Estos dos supuestos permiten tanto acuerdos de duración específica, basados en unidades de tiempo, como acuerdos basados en actos concretos de uso, independientemente del tiempo que tome.

Si no se ha determinado una duración específica por ninguno de estos dos métodos, se recurre a la costumbre del lugar. Si tampoco se puede determinar por este medio, el comodante puede reclamar la cosa en cualquier momento. Sin embargo, en este último caso, el contrato se asemeja más a un préstamo precario.

Por Vencimiento Anticipado

El Código Civil contempla dos situaciones que pueden dar lugar al vencimiento anticipado del comodato.

En primer lugar, si el comodatario destina la cosa a un uso diferente del pactado. En segundo lugar, si el comodante necesita la cosa para su propio uso. En ambos casos, se permite que el comodante dé por terminado el contrato antes de que se cumpla el tiempo acordado.

Por Muerte del Comodatario

Si la identidad del comodatario fue un factor esencial en la celebración del contrato y este fallece, el comodato se extingue.

Esto sucede porque el contrato originalmente se estableció con una persona en particular como comodatario, y su muerte cambia fundamentalmente las circunstancias del contrato.

Ejemplo de Comodato y su Extinción

Para comprender mejor cómo funciona la extinción de un comodato, consideremos un ejemplo.

Imagina que prestaste tu cámara fotográfica a un amigo para un proyecto específico que duraría tres meses. Ambos acordaron este período, y todo estaba claro. Sin embargo, después de un mes, tu amigo decide utilizar la cámara para un propósito totalmente diferente, lo cual no estaba permitido según su acuerdo inicial.

Ante esta situación, tienes derecho a dar por terminado el contrato de comodato, ya que tu amigo ha incumplido las condiciones acordadas.

En resumen, el comodato puede extinguirse por diversas razones, como el vencimiento del tiempo o el cambio en el uso previsto. También, si la persona que lo disfrutaba fallece, el contrato se da por concluido.

Estas regulaciones brindan un marco sólido para garantizar que el préstamo de uso funcione de manera justa y eficaz para todas las partes involucradas. Los ejemplos ayudan a ilustrar cómo se aplican estas disposiciones en situaciones de la vida real, brindando claridad y contexto al estudio del comodato en España.

Ejemplos Relevantes en España

Ahora pasemos en la parte práctica, donde vamos a ver otros dos ejemplos de Comodato en España.


Ejemplo 1: Uso de Local Comercial por Temporada en Valencia

En este caso, María, propietaria de un pequeño local comercial en el centro de Valencia, decidió ceder temporalmente el espacio a su amigo Antonio. Ambos acordaron un contrato de comodato por un período de tres meses.

Durante este tiempo, Antonio utilizaría el local para su nuevo negocio de venta de productos artesanales. Se estableció un plazo concreto y un propósito claro.

El contrato indicaba que, al finalizar los tres meses, Antonio debía entregar el local tal como lo había recibido, en buen estado.

El comodato se cumplió sin problemas. Antonio utilizó el espacio de manera adecuada y, al final del plazo, lo devolvió en condiciones satisfactorias. Esta situación ejemplifica cómo un contrato de comodato puede ser útil para permitir el uso temporal de un espacio comercial sin la necesidad de un arrendamiento completo.


Ejemplo 2 y modelo: Préstamo de Vivienda en Madrid

En este ejemplo tenemos a Ana y a Juan, este último le une una amistad desde la infancia con Ana. Él es de Alicante, pero desde hace unos años sale con Alicia y están a punto de casarse y quieren irse a vivir a Madrid, debido a ello Ana que ha heredado una casa hace poco se la ofrece en Comodato con el siguiente contrato:

En Madrid , a 20  de Octubre  de 2023.

REUNIDOS

De una parte:

Dª Eugenia Saiz Vigues , mayor de edad, de estado civil Soltera , vecino de Madrid , con domicilio en C/ Conquistadro nº 28 4º A , portador de DNI 98168319H.  En lo sucesivo “EL COMODANTE”,

De otra:

Dº Juan Novella Milanes , mayor de edad, de estado civil soltero , vecino de Alicante , con domicilio en Avda. Ave del paraíso  nº  40 5ºa  y portador de DNI número 46721953L . En lo sucesivo “EL COMODATARIO”,

Todas las partes, en el respectivo carácter con el que intervienen, se reconocen mutuamente la capacidad legal en Derecho necesaria para concertar el presente CONTRATO DE COMODATO, y a tal efecto, libremente y de común acuerdo,

EXPONEN

PRIMERO.- Que EL COMODANTE es propietaria en régimen de plena propiedad y dominio del inmueble sito en  , calle Laguna número 2º 7º izq con una superficie de 120  metros cuadrados.

Título: Adquirido por herencia efectuada en virtud de escritura pública otorgada ante el Notario Dº Carlo Navaro , el día 15  de Septiembre  de 2019  número protocolo 20199

Cargas: La referida finca se encuentra libre de cargas y gravámenes, según nota simple expedida por el Registro de la Propiedad el día de hoy, y que se une a este documento

Arrendamientos: La referida finca no se encuentra arrendada y está libre de ocupantes e inquilinos.

Gastos de Comunidad: El inmueble se encuentra al corriente en el pago de los gastos de comunidad de propietarios del edificio al que la finca pertenece, de acuerdo con el certificado expedido por la administración del Inmueble que queda unido a este documento.

Régimen de Comunidad: Se rige por lo dispuesto en los Estatutos de la Comunidad de Propietarios y que EL COMODATARIO declara conocer, así como por lo dispuesto en la Ley de Propiedad Horizontal.

SEGUNDO. – Que al COMODATARIO, amigo del COMODANTE, le interesa el uso de la vivienda identificada en el expositivo anterior, habida cuenta de su próximo enlace matrimonial.

TERCERO. – Que habida cuenta de que el COMODANTE no necesita ocupar su vivienda, y fruto de la relación de amistad que une a ambas partes, es voluntad del mismo ceder gratuitamente al COMODATARIO el uso de dicha vivienda por medio del presente documento, lo que llevan a efecto con arreglo a las siguientes,

ESTIPULACIONES OBJETO

El objeto del presente contrato lo constituye la entrega gratuita de Dº Ana a Dº Juan, de la vivienda supradescrita, quien la recibe y se compromete a devolverla en buen estado, a la terminación del plazo convenido.

PLAZO

La duración del presente contrato se pacta por un periodo de 5 años desde la firma del presente contrato,

No obstante, en caso de que el COMODANTE tuviera urgente necesidad de utilizar la vivienda, podrá reclamar al COMODATARIO la devolución de la misma, mediante escrito fehaciente que deberá remitir al COMODATARIO con una antelación de 30  días.

En el supuesto de fallecimiento del COMODANTE, antes del plazo supradescrito, sus herederos deberán respetar los derechos y obligaciones acordados en el presente contrato.

Si quien fallece antes de la finalización del plazo, es el COMODATARIO, el presente contrato quedará extinguido, porque el acuerdo se ha realizado en contemplación de la persona del COMODATARIO, sobrino del COMODANTE.

OBLIGACIONES DEL COMODATARIO

Destinar la vivienda, exclusivamente, a establecer en ella su domicilio permanente, y el de su familia, no pudiendo modificar ni su uso ni su ocupación.

El COMODATARIO se compromete, además, a devolver la vivienda dicha, en el mismo estado en que la recibe.

Se prohíbe al COMODATARIO la cesión del presente contrato, y el arrendamiento, total o parcial, del inmueble que nos ocupa.


Conclusiones

En conclusión, el comodato, o préstamo de uso, es una figura legal que permite a las personas ceder temporalmente el uso de bienes no fungibles a otros, con la obligación de devolverlos en buen estado. Este contrato se rige por el Código Civil y puede ser una solución útil en diversas situaciones, como ceder una vivienda por amistad o permitir el uso temporal de un local comercial.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.6 / 5. Recuento de votos: 9

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • Daniel García

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana. 

Mas consejos de derecho: