Derecho virtual Logo

El préstamo: Explicación legal【Conceptos & Ejemplos】

Prestamo

¡Si has clicado aquí lo has hecho en el lugar correcto! Hoy vamos a adentrarnos en el apasionante mundo del contrato de préstamo en España.

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la base legal de esos préstamos que solicitamos para financiar nuestros estudios, comprar un coche o incluso adquirir una vivienda? Este tema es fundamental para entender las bases del sistema financiero y las relaciones contractuales entre prestamistas y prestatarios.

En este artículo, no solo definiremos y exploraremos el contrato de préstamo en detalle, sino que también te proporcionaremos ejemplos realistas que te ayudarán a comprender mejor los conceptos legales. Analizaremos la normativa legal, las partes involucradas, las obligaciones y derechos que conlleva este tipo de contrato y su duración.

El contrato de préstamo es un pilar en el ámbito del derecho civil y mercantil. Su regulación y funcionamiento son clave para comprender cómo las partes involucradas pueden proteger sus intereses y cómo se gestionan situaciones como el cobro de intereses o la extinción de la deuda. Por eso hoy comprenderás sus bases en el derecho civil.

Así que, prepárate para sumergirte en el contrato de préstamo en España. ¡Empecemos!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

Definición y regulación legal del contrato de préstamo en España

¡Vamos a sumergirnos entonces en el contrato de préstamo! ¿Alguna vez te has preguntado qué es exactamente un préstamo y cómo funciona en términos legales? En este apartado, te lo explicaremos con detalle.

¿Dónde está regulado el contrato de préstamo?

El contrato de préstamo en España está regulado en el Código Civil, específicamente en el Título X del Libro IV. El Código Civil distingue entre dos tipos de préstamos: el préstamo de uso, conocido como comodato, y el préstamo de consumo, que conserva el nombre de préstamo, que es el que vamos a ver el día de hoy.

¿Qué es y por qué se caracteriza el contrato de préstamo?

El contrato de préstamo, según el artículo 1740 del Código Civil, es un acuerdo mediante el cual una parte entrega a la otra algo no fungible para que lo use durante un período de tiempo y luego lo devuelva, lo que se denomina comodato. O, en su segunda forma, el préstamo puede consistir en dinero u otros objetos fungibles, con la condición de devolver una cantidad equivalente de la misma especie y calidad.

Sobre sus características podemos señalar los siguientes:

  • Contrato real: Es un contrato cuyo elemento esencial es que una de las partes entregue a otra algo de la misma calidad y especie. Esto lo puedes encontrar en el artículo 1753.
  • Contrato Unilateral: Como veremos en si al ser un contrato real solo existe obligaciones por el que toma la cosa prestada. Aunque es importante destacar que una parte de la doctrina te señalara que es un contrato formal y bilateral pero no es la mayoritaria.
  • Contrato traslativo de dominio: Básicamente el que obtiene algo prestado se trasforma en su dueño.
  • Es un contrato temporal, ya que pasado un tiempo se tiene que devolver lo mismo y además es causal, debido a que tiene una finalidad.

¿El tema de los intereses? Los préstamos usureros

El Código Civil no establece límites específicos sobre los intereses que pueden pactarse en un préstamo. Sin embargo, esto no significa que haya libertad absoluta. La Ley de Usura, conocida como “Ley Azcárate,” regula los préstamos, evitando que se establezcan intereses notoriamente superiores a la tasa normal y desproporcionados con las circunstancias del caso.

Esta ley se aplica a contratos de préstamo, ya sean civiles o mercantiles, y busca evitar condiciones leoninas o abusivas que el prestatario acepta debido a su situación financiera, inexperiencia o limitaciones mentales.

La Ley de Usura establece tres modalidades de préstamos usurarios:

  • Intereses notoriamente superiores a la tasa normal. En estos temas tenemos multitud de sentencias como puede ser la del TS 738/2001 del 12 de Julio.
    Préstamos leoninos, aceptados debido a la angustia del prestatario, inexperiencia o limitaciones mentales.
    Préstamos donde se supone una cantidad mayor de la entregada.

Diferencias con el comodato

Una diferencia esencial entre el comodato y el préstamo radica en la propiedad de la cosa prestada. En el comodato, se transmite la posesión inmediata pero no la propiedad de la cosa, y es esencialmente gratuito. En el préstamo, la propiedad de la cosa se transfiere, y el prestatario debe devolver una cantidad equivalente de la misma especie y calidad.

En resumen, el contrato de préstamo es un pilar en el derecho civil y mercantil, con regulaciones específicas que evitan abusos en los intereses. Es crucial para comprender las relaciones financieras y contractuales y cómo proteger los intereses de ambas partes involucradas.

A continuación, exploraremos las partes involucradas en el contrato de préstamo, sus derechos y obligaciones. ¡Sigue leyendo para aprender más!

Partes involucradas en el contrato de préstamo

Entremos en detalle sobre las partes que intervienen en un contrato de préstamo. Es vital comprender quiénes son los prestamistas y prestatarios, sus derechos, obligaciones y cómo se desarrolla este proceso. Además, vamos a empezar a ver un ejemplo para ilustrar mejor este concepto.

¿Quiénes pueden ser prestamistas y prestatarios?

En el contrato de mutuo o préstamo simple, intervienen dos partes fundamentales: el prestamista (o mutuante) y el prestatario (o mutuario). El prestamista es quien entrega el dinero o la cosa fungible, mientras que el prestatario es quien recibe estos recursos y se compromete a devolver una cantidad equivalente de la misma especie y calidad.

Para ser un prestamista, se requiere capacidad para contratar y poder de disposición sobre la cosa prestada. En algunos casos, como el del tutor, se necesita autorización judicial para otorgar préstamos.

El prestatario, al recibir la cosa fungible y asumir la obligación de devolverla, debe tener la capacidad general para contratar. Es importante destacar que, en algunos casos, como el de un menor emancipado, se necesita el consentimiento de los progenitores o un defensor judicial.

Obligaciones y derechos de las partes en el préstamo

  • El Prestamista: Como el contrato de préstamo es unilateral, el prestamista no tiene obligaciones recíprocas con el prestatario.
    Su principal deber es la entrega de la cosa fungible, que puede hacerse directamente, de manera indirecta, cediendo un crédito contra un tercero o incluso entregando un objeto que se venderá y se utilizará como dinero prestado. La prueba de esta entrega recae en el prestamista.
  • El Prestatario: El prestatario, al adquirir la propiedad de la cosa fungible, asume la obligación de devolver otro tanto de la misma especie y calidad dentro del plazo acordado. Esta obligación varía según si la cosa prestada es dinero o cualquier otra cosa fungible.
    En el caso del dinero, la devolución debe hacerse en la especie pactada, o en la moneda de curso legal si no es posible( artículo 1170 del Código Civil). Si se trata de otra cosa fungible, el prestatario debe devolver una cantidad igual de la misma especie y calidad, incluso si ha sufrido cambios en su precio.

Ejemplo de un contrato de préstamo

Imagina un contrato de préstamo en el que una amiga te presta 1,000 euros para cubrir una emergencia médica. En este caso, ella actúa como prestamista y tú como prestatario. La obligación está clara: debes devolverle 1,000 euros en un plazo acordado, por ejemplo 1 año, y esa cantidad será exactamente la misma que recibiste. En este caso tu amiga no quiso que hubiera intereses, porque es tu amiga.

Este ejemplo simplificado muestra cómo funcionan las partes involucradas en un contrato de préstamo. El prestamista proporciona recursos y el prestatario se compromete a devolverlos en las mismas condiciones. Esta es una práctica común en muchas situaciones financieras y personales.

Ahora que comprendes las partes involucradas en un contrato de préstamo y sus obligaciones, continuemos explorando los aspectos legales de este acuerdo y las circunstancias que pueden llevar a su extinción. ¡Sigue leyendo para obtener más información!

Duración y Finalización del Contrato de Préstamo

Ahora veamos el fin de este contrato. La verdad es que no tiene mucha complicación, básicamente al ser un contrato temporal se extingue una vez que se llega a la fecha que se dijo tal como se desprende de forma general del artículo 1125 del Código Civil.

¿Y si no se ha dicho ningún tipo de plazo que hacemos? Pues aquí la respuesta la tenemos que encontrar en el artículo 1128 del Código Civil:

«Si la obligación no señalare plazo, pero de su naturaleza y circunstancias se dedujere que ha querido concederse al deudor, los Tribunales fijarán la duración de aquél. También fijarán los Tribunales la duración del plazo cuando éste haya quedado a voluntad del deudor.»

Ejemplo de extinción

Con un ejemplo, te quedara todo bastante más claro. Supongamos que Juan, un joven emprendedor, necesita financiamiento para iniciar su propio negocio. Se acerca a su tío Mario, quien dispone de cierta cantidad de dinero y está dispuesto a ayudarlo. Deciden formalizar un contrato de préstamo, estableciendo las condiciones y el monto del préstamo.

El contrato de préstamo entre Juan (prestatario) y Mario (prestamista) establece que Mario le prestará a Juan la cantidad de 15,000 euros para invertir en su negocio. En el contrato, no se especifica un plazo para la devolución del préstamo, ya que confían en su relación familiar y desean mantener la flexibilidad en caso de que el negocio de Juan necesite más tiempo para prosperar.

Es en este punto donde el artículo 1128 del Código Civil de España desempeña un papel crucial.

Dado que en el contrato no se especificó un plazo de vencimiento, el artículo 1128 establece que los tribunales deben fijar la duración del préstamo cuando su naturaleza y circunstancias sugieran que el prestatario debía tener un tiempo razonable para devolver el dinero. En este caso, la ausencia de un plazo definido en el contrato hace que se deba recurrir a esta disposición legal.

Por ello, Mario decide acudir a los tribunales después de un año que teniendo en cuenta las circunstancias y la duración normal de estos prestamos decide que el plazo sea de 3 años.

Casos Jurídicos de ejemplo en España

Ahora veamos cómo hacemos siempre, algún ejemplo que nos puede ayudar a comprender mejor lo visto.


Ejemplo 1: Préstamo para Comprar una Casa con Garantía Hipotecaria

La familia García decidió comprar su primera casa. Dado que no disponían del capital necesario, optaron por solicitar un préstamo hipotecario a través de un banco.

El préstamo se estableció por una cantidad de 200,000 euros y unos intereses de 20.000€, y la casa se convirtió en garantía para asegurar el cumplimiento del contrato.

Este es uno de los ejemplos más comunes de préstamo. En un contrato de préstamo hipotecario, el prestatario (la familia García) recibe una cantidad específica (200,000 euros) del prestamista (el banco) para comprar una vivienda.

La casa adquirida actúa como garantía, lo que significa que, si la familia no cumple con las obligaciones del préstamo, el banco tiene derecho a quedarse con la propiedad. Este tipo de préstamo generalmente se extiende por un período largo, a menudo varias décadas.

Por ejemplo, aquí es probable que se extienda a unos 30 o 40 años, ya que estos préstamos suelen ser de cantidades muy altas y por eso mismo aparte del propio préstamo van acompañados de una garantía real como es la hipoteca.


Ejemplo 2: Préstamo con Intereses Usureros para Comprar un Ordenador

María, una estudiante universitaria, necesitaba un ordenador nuevo para sus estudios. Sin suficiente dinero ahorrado, decidió recurrir a una entidad de crédito rápido que ofrecía préstamos con facilidad.

Aunque el préstamo le permitió comprar el ordenador, la entidad le aplicó un interés del 15%, que María descubrió que era demasiado alto.

Este ejemplo ilustra un escenario común donde las personas, en su necesidad de adquirir bienes o servicios esenciales, se ven tentadas a solicitar préstamos en entidades de crédito rápido.

A menudo, estas entidades aplican tasas de interés muy elevadas, lo que se considera usura y puede tener consecuencias negativas para el prestatario. El contrato de préstamo debe indicar claramente las tasas de interés y otras condiciones, lo que permite a los prestatarios tomar decisiones informadas.

Si vamos a la ley de 1908 vemos que nos señala que se considera usura los préstamos con un interés notablemente superior al normal ¿Pero que es normal? Sencillo, tenemos que ir al banco de España y ver la tabla que publican, actualmente está en el 3,25%.

¿Y excesivo? Eso es más complejo, tradicionalmente se consideraba el doble, normalmente se consideraba el doble (STS 25/11/2015) pero actualmente la jurisprudencia del TS (Setencia de la sala de lo civil de 4 de marzo de 2020) ha señalado que es usurero cuando supere el tercio de diferencia entre el tipo medio y el aplicado. Pero en la reciente Sentencia 258/2023 ha señalado, en relación con un tipo de tarjetas, que si superan una diferencia de 6% serio usurero.

En nuestro ejemplo, es obvio que lo es y por ello debido al artículo 3º de la ley de 1908, María solo tiene que devolver lo prestado y le tiene que ser devueltos los intereses.


Ejemplo 3: Préstamo para Comprar un Coche con Interés Razonable

Pedro, un asesor de seguros, decidió comprar un coche nuevo para su trabajo. Optó por obtener un préstamo de una entidad financiera para financiar su compra.

El préstamo, por un monto de 20,000 euros, se estableció con un interés del 2% y un plazo de tres años. Pedro cumplió puntualmente con sus pagos mensuales, y al final del plazo, completó el reembolso del préstamo sin problemas.

En este caso, el préstamo se utilizó para comprar un coche, lo que es una necesidad para Pedro en su trabajo como asesor de seguros. El interés aplicado al préstamo es razonable, solo del 2%, lo que significa que Pedro no se enfrenta a una carga financiera excesiva.

El modelo que fue usado fue el siguiente:


Modelo

Contrato de Préstamo

De una parte:

Dº Pedro Saiz Vigues , mayor de edad, de estado civil Soltera , vecino de Madrid , con domicilio en C/ Conquistadro nº 28 4º A , portador de DNI 98168319B.  En lo sucesivo “EL prestatario”,

De otra:

Dº Juan Novella Milanes , mayor de edad, de estado civil soltero , vecino de Alicante , con domicilio en Avda. Ave del paraíso  nº  40 5ºa  y portador de DNI número 46721953L . En lo sucesivo “EL prestamista”,

Todas las partes, en el respectivo carácter con el que intervienen, se reconocen mutuamente la capacidad legal en Derecho necesaria para concertar el presente CONTRATO DE PRESTAMO, y a tal efecto, libremente y de común acuerdo.

Términos y Condiciones:

El Prestamista acuerda prestar al Prestatario la cantidad especificada de 20.000€
El Prestatario se compromete a devolver el monto prestado junto con el interés acordado de  2% en un plazo de 3 AÑOS. Pagando en mensualidades, una al mes siendo un total de 36 mensualidades
Los pagos se realizarán mensualmente antes del día 5 de cada mes.
En caso de incumplimiento, el Prestamista tiene derecho al interés legal de demora.
Ambas partes, el Prestamista y el Prestatario, reconocen y aceptan los términos de este contrato de préstamo.

Firmado:

Prestamista: ___________________________ Fecha: ______________

Prestatario: ____________________________ Fecha: ______________


Conclusiones

En este recorrido por el mundo de los préstamos en España, hemos explorado las definiciones clave y las regulaciones legales que rodean estos contratos. Desde préstamos hipotecarios para comprar viviendas hasta acuerdos de préstamos con tasas de interés justas, los préstamos desempeñan un papel crucial en la vida de las personas.

Hemos aprendido que un préstamo es un acuerdo entre un prestamista y un prestatario, en el cual se transfiere una cantidad de dinero o bienes con la obligación de reembolsarlos. Las diferencias entre el comodato y el mutuo son fundamentales: el primero es un préstamo de uso, mientras que el segundo implica la transferencia de la propiedad.

La regulación legal en España se basa en el Código Civil y la Ley de Usura, que establecen las normas y límites para garantizar acuerdos justos. Las tasas de interés usurarias son ilegales, y los tribunales tienen el poder de fijar plazos cuando no se especifican en el contrato.

Es fundamental comprender los términos y condiciones antes de firmar cualquier contrato de préstamo. La transparencia y la negociación justa son clave para evitar problemas financieros. En un mundo donde los préstamos son comunes, la educación y la toma de decisiones informadas son nuestras mejores aliadas.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Author

  • Daniel García

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana. 

    View all posts

Mas consejos de derecho: