Derecho virtual Logo

El leasing (o contrato de arrendamiento financiero) explicado con ejemplos

leasing

Seguro que no es la primera vez que te encuentras con este concepto: leasing (o contrato de arrendamiento financiero). Pero ¿sabes realmente en qué consiste? ¿Te gustaría conocer más sobre ello y convertirte en todo un experto?

¡Bienvenido a Derecho Virtual! En este artículo voy a explicarte de manera sencilla todo lo que necesitas saber sobre el leasing (o contrato de arrendamiento financiero). Seguro que no es un término que te resulte ajeno. Pero necesitas quedarte hasta el final para conocer su funcionamiento, los tipos que hay, o sus ventajas e inconvenientes. Hemos reunido toda esta información, que se completará con ejemplos prácticos, para que controles perfectamente el concepto.

¿Todo listo? Pues prepárate porque… ¡empezamos!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

Leasing (o contrato de arrendamiento financiero): Concepto

Empecemos comprendiendo qué es el leasing (o arrendamiento financiero). Éste puede definirse como un contrato que facilita el arrendamiento financiero de bienes muebles o inmuebles a través del abono de cuotas periódicas. Éstas cubrirán el importe de la cesión del bien, los intereses, y los costes asociados a la financiación. Al finalizar el contrato, existirá una opción de compra sobre el bien, que suele representar el valor residual del bien en la fecha de finalización.

De esta manera, durante el proceso de leasing participarán dos agentes: Por un lado, la empresa de leasing (arrendador), quien cede el uso de un bien de su titularidad a cambio del abono de una cuota. Por otro lado, el arrendatario, que es la empresa o el particular que adquiere el leasing, y que está obligada a satisfacer las cuotas periódicas, así como su opción a compra tras la finalización del contrato.

Hay que señalar que una de las características básicas del leasing (o arrendamiento financiero) es que la empresa de leasing únicamente cede el uso del bien objeto del contrato, pero nunca su titularidad. El arrendatario solamente adquirirá la propiedad del bien mueble o inmueble si hace uso de su opción a compra al final del contrato.

Tipos de leasing (o arrendamiento financiero)

1. Leasing mobiliario

El leasing mobiliario es una modalidad de leasing que tiene por objeto únicamente bienes muebles, tales como equipamiento, maquinaria, o vehículos. Una de sus características fundamentales es que aporta flexibilidad a las empresas y particulares arrendatarias del leasing, dándoles la oportunidad de acceder a los bienes muebles sin necesidad de realizar su compra directamente, siendo esto, pues, una forma de financiación de dicho bien.

Suele ser utilizado en aquellos sectores en los que la maquinaria y la tecnología son de vital importancia. Además, hay que tener en cuenta que la duración mínima de un contrato de leasing mobiliario es de 2 años.

2. Leasing inmobiliario

El leasing inmobiliario es un tipo de leasing que recae sobre bienes raíces —edificios o terrenos—. En estos casos las entidades de leasing suelen ser entidades bancarias, que adquieren en inmueble objeto del contrato y ceden su uso al arrendatario.

El plazo mínimo para estas operaciones es de 10 años, por lo cual las cuotas periódicas suelen incluir la amortización del inmueble. Es una de las transacciones financieras más usadas por aquellas compañías que necesitan proveerse de un local o edificio.

3. Leasing operativo

La modalidad de leasing operativo es un tanto particular. Suele darse con bienes muebles de alta tecnología y de rápida obsolescencia. En este caso, el contrato de leasing no establece una opción a compra de los bienes en la fecha de finalización del mismo, sino que la empresa de leasing se compromete a ir cambiando esos bienes por otros más avanzados tecnológicamente una vez que se van quedando obsoletos.

Funciona como forma de financiación para aquellas empresas cuya tecnología requiere de un continuo reemplazamiento. Suele conocerse, también, como arrendamiento sin opción a compra.

4. Lease-back

El lease-back, también llamado leasing a la inversa, es un modelo de arrendamiento financiero que se estructura como un puro acuerdo de financiación, buscando obtener liquidez de forma rápida pero sin renunciar al uso del bien objeto de contrato de leasing.

El lease-back funciona de la siguiente manera: Una empresa o particular es el propietario de un bien mueble o inmueble. Al necesitar liquidez rápida, vende ese activo a una empresa de leasing, que automáticamente celebra un contrato de arrendamiento con opción a compra sobre el mismo con el particular o empresa que se lo vendió. De esta manera, se asegura tener la propiedad del bien al final del contrato, pero obtiene la financiación necesaria durante el período que dure el leasing.

Ejemplos prácticos de leasing (o arrendamiento financiero)


Ejemplo de leasing mobiliario

“Embutidos a Domicilio, S.L.” es una sociedad que se dedica a la distribución a domicilio de embutidos. La empresa cerró el pasado ejercicio con un gran superávit, y quiere ampliar su flota de furgonetas. Su gestor le recomienda acudir a una empresa de leasing de vehículos, y realizar con ellos un contrato de arrendamiento financiero de 3 furgonetas, para un período de 36 meses. La empresa de leasing adquiere las 3 furgonetas y cede su uso a “Embutidos a Domicilio, S.L.”. Cuando finalice el contrato, si “Embutidos a Domicilio, S.L.” quiere quedarse con las furgonetas, abonará a la empresa de leasing de vehículos el valor de su opción a compra de sobre furgonetas, y se convertirá en el dueño de las mismas.


Ejemplo de leasing inmobiliario

“El Universo” es una compañía de reciente creación editora del periódico homónimo. Para instalar su redacción y su imprenta necesita una nave industrial bien localizada y lo suficientemente grande para distribuir bien su publicación. Estudia varias opciones de financiación para la nave, y su entidad bancaria le da la solución: negociar un contrato de arrendamiento financiero inmobiliario. En este contrato, firmado por 15 años, el banco compraría la nave y pondría su uso a disposición del periódico “El Universo”. Como contrapartida, “El Universo” pagará una cuota mensual por el leasing inmobiliario, y una vez hayan pasado 15 años, podrá ejercer su derecho a compra sobre la nave.

Ya han pasado 15 años, y “El Universo” es el periódico que más vende. Dada su buena posición financiera, ejecuta su derecho a compra, por lo que adquiere la propiedad de la nave industrial, que durante los 15 años de duración del contrato de leasing había sido de la entidad bancaria.


Ejemplo de leasing operativo

“Limpia tu Ropa en Profundidad, S.L.” es una cadena dedicada a ofrecer servicios de tintorería. Gracias a la calidad de sus servicios y a su bajo precio, se ha extendido muy rápidamente, por lo que va a abrir nuevas sucursales. Necesita adquirir un gran montante de lavadoras para los locales, pero no cuenta con la financiación suficiente para comprar todas las necesarias para la expansión del negocio. El Director Financiero de “Limpia tu Ropa en Profundidad, S.L.” da con la solución: celebrar un contrato de leasing inmobiliario (o arrendamiento sin opción a compra). A la tintorería no le es imprescindible hacerse con la propiedad de las lavadoras, y es además consciente de la rápida obsolescencia de esos electrodomésticos. Por ello, al suscribir esta modalidad de leasing, pagará un canon periódico por el uso de las lavadoras, y sabe que unas vez estas queden obsoletas, la empresa de leasing se las cambiará por otras más modernas. ¡Todos salen ganando, y la expansión de “Limpia tu Ropa en Profundidad, S.L.” ha sido todo un éxito!


Ejemplo de lease-back

Juan tiene una empresa de reprografía donde imprime camisetas y vinilos de gran tamaño. Para ello, tiene dos impresoras de grandes dimensiones. Su local necesita una reforma urgente, y no cuenta con el caudal dinerario suficiente para llevarlo a cabo. Una empresa de lease-back se pone en contacto con él y le propone el siguiente acuerdo: ellos le compran las impresoras y, en el momento, celebran un contrato de leasing por 48 meses. Pasados esos cuatro años, Juan podrá hacer uso de su opción a compra y recuperar la propiedad de las dos impresoras. ¡La operación es todo un éxito! Juan consigue la financiación que necesita para la reforma de su local y, además, puede seguir usando las impresoras con las que seguir haciendo camisetas y vinilos.


Conclusiones

Ya hemos llegado al final, ¡te felicito por ello! Ya manejas a la perfección el concepto de leasing, conoces sus tipos y las diferentes características que tienen.

En resumen, el leasing funciona como una actividad de financiación sobre un bien mueble o inmueble sobre el que, al final del contrato, existe una opción a compra (salvo en la excepción del leasing operativo). Es una de las maniobras mercantiles más utilizadas, especialmente por las PYMES.

Esperamos que este artículo haya resuelto tus dudas, ¡y seguimos en Derecho Virtual para responderte las cuestiones jurídicas que se te planteen!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • Pablo Amor de Miguel

    Doble Graduado en Derecho y ADE y Máster en Gobierno y Derecho Público. Opositor al CSACE. Entusiasta del Derecho Constitucional y Administrativo, pretendo transmitir el mundo jurídico desde una perspectiva didáctica y motivadora

Mas consejos de derecho: