Derecho virtual Logo

¿Qué es el Recurso de Reposición? [con Modelos y Ejemplos]

Cuando nos enfrentamos a situaciones en las que no estamos conformes con una decisión dictada por la administración pública, es importante conocer los mecanismos que nos permiten impugnar dichas resoluciones. Uno de estos recursos es el denominado “recurso de reposición”, el cual desempeña un papel relevante en el sistema judicial español.

El recurso de reposición es una herramienta jurídica que tiene como objetivo principal corregir errores o vicios en las resoluciones administrativas que consideramos injustas o contrarias a nuestros intereses y no hayan seguido el procedimiento administrativo adecuado. Es una vía de impugnación que nos permite solicitar a la propia autoridad que dictó la resolución que la reconsidere y la modifique.

A lo largo de este artículo exploraremos en detalle en qué consiste este recurso, los pasos a seguir para interponerlo, su resolución y efectos, así como su aplicación en ámbitos especiales como el mundo local y tributario. Además, te dejaremos un modelo realista respeto a un tema muy común, el silencio negativo.

Su relevancia radica en que constituye una vía ágil y rápida para resolver controversias, evitando en muchos casos tener que acudir a instancias superiores.

El recurso de reposición se caracteriza por su flexibilidad y sencillez, permitiéndonos presentar nuestras alegaciones y argumentos de forma escrita ante el órgano que dictó la resolución impugnada. De esta manera, se nos brinda la oportunidad de plantear nuestras razones y solicitar la revisión de la decisión adoptada.

En resumen, el recurso de reposición es una herramienta fundamental en el ámbito judicial y administrativo en España. Nos ofrece la posibilidad de impugnar resoluciones que consideramos injustas o erróneas, brindándonos la oportunidad de obtener una revisión y corrección de las mismas.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

¿En qué consiste el recurso de reposición?

Para empezar, como hacemos otras veces como podemos definir este recurso. Sencillo: El recurso de reposición es un recurso ordinario que se interpone ante el mismo órgano que dictó el acto objeto de recurso.

Su finalidad es corregir errores o vicios en las resoluciones administrativas o judiciales que consideramos contrarias a Derecho o perjudiciales para nuestros intereses. A diferencia de otros recursos, el recurso de reposición no está limitado a motivos tasados, lo que significa que puede ser presentado por cualquier motivo de disconformidad a Derecho.

Este recurso se regula en los artículos 123 y 124 de la Ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (LPACAP). Es importante destacar que el recurso de reposición procede contra actos administrativos que ponen fin a la vía administrativa. Además, tienes que saber que no se interpone contra actos firmes, sino contra aquellos que aún pueden ser objeto de revisión y modificación.

En concreto la LPACAP nos lo define así:

“Artículo 123. Objeto y naturaleza.

1. Los actos administrativos que pongan fin a la vía administrativa podrán ser recurridos potestativamente en reposición ante el mismo órgano que los hubiera dictado o ser impugnados directamente ante el orden jurisdiccional contencioso-administrativo.

2. No se podrá interponer recurso contencioso-administrativo hasta que sea resuelto expresamente o se haya producido la desestimación presunta del recurso de reposición interpuesto.”

El recurso de reposición puede ser presentado ante órganos administrativos o judiciales, según corresponda al tipo de acto impugnado. Es un recurso potestativo, es decir, no es obligatorio interponerlo antes de acudir a la vía contencioso-administrativa.

Sin embargo, si ejerces de abogado o eres consultor siempre es recomendable agotar esta vía previa antes de recurrir a instancias superiores, ya que permite una revisión más ágil y eficiente de la resolución impugnada.

En cuanto a los actos que pueden ser impugnados mediante el recurso de reposición, se encuentran aquellos que ponen fin a la vía administrativa, como las resoluciones de recursos de alzada, los casos de terminación convencional del procedimiento, y los actos dictados por órganos que no tienen superior jerárquico, entre otros (artículo 114 de la LPACAP).

Es importante tener en cuenta que no cabe interponer recurso de reposición contra disposiciones administrativas de carácter general.

En el ámbito local, el recurso de reposición se rige por el artículo 52 de la Ley 7/1985, de bases de régimen local, el cual establece los actos de los órganos de las corporaciones locales que ponen fin a la vía administrativa.

En conclusión, el recurso de reposición es un instrumento jurídico que nos permite impugnar actos administrativos o judiciales que consideramos contrarios a Derecho. Su finalidad es lograr una revisión y modificación de dichos actos, con el objetivo de proteger nuestros derechos e intereses.

A lo largo de este artículo exploraremos en detalle el procedimiento para interponer este recurso, los requisitos formales, así como ejemplos prácticos de su redacción.

 Procedimiento para interponer un recurso de reposición: Los pasos a seguir para presentar un recurso de reposición

El recurso de reposición como ya hemos señalado ofrece a los ciudadanos la posibilidad de impugnar actos administrativos que consideran contrarios a Derecho.

Para interponer este recurso, es importante tener en cuenta los plazos y requisitos formales establecidos en la LPACAP.

Por ello a los plazos de interposición del recurso de reposición, se dispone de un mes desde la notificación del acto administrativo (artículo 124 LPACAP).

Según el artículo 30 de la LPACAP, el cómputo de los plazos se rige por reglas específicas, y a pesar de una interpretación inicial, se ha establecido que el plazo de un mes no se extiende hasta el día hábil siguiente a la notificación. Por tanto, es importante tener en cuenta este plazo para evitar la pérdida del derecho a recurrir.

En caso de silencio administrativo, es decir, cuando no se recibe una respuesta expresa por parte de la Administración, el plazo para interponer el recurso de reposición comienza a partir del día siguiente al que, de acuerdo con la normativa específica, se produzca el acto.

Es importante señalar que el silencio administrativo no implica un plazo para recurrir, ya que se asemeja a una notificación defectuosa o incluso peor, según establece la jurisprudencia constitucional (véase STC 204/1987).

Sobre otros requisitos procedimentales cabe destacar que el recurso de reposición debe ser presentado por el interesado, cumpliendo con los requisitos del artículo 115 de la LPACAP.

Es fundamental incluir todos los documentos y argumentos necesarios para respaldar la solicitud. El recurso puede presentarse en cualquier registro u oficina habilitada para tal fin, de acuerdo con el artículo 16.4 de la LPACAP.

Es importante tener en cuenta que, al presentar el recurso de reposición, se agota la vía administrativa y se suspende el plazo para interponer un recurso contencioso-administrativo.

Sin embargo, si el recurso de reposición no ha sido resuelto dentro del plazo establecido, se considera desestimado por silencio administrativo y se puede interponer directamente el recurso contencioso-administrativo (artículo 24 LPACAP).

En resumen, el procedimiento para interponer un recurso de reposición requiere cumplir con los plazos establecidos y presentar una solicitud fundamentada en los requisitos formales exigidos por la Ley.

Este recurso constituye una herramienta fundamental para proteger los derechos e intereses de los ciudadanos frente a actos administrativos que consideran contrarios a Derecho.

A lo largo de este artículo, exploraremos un ejemplo práctico de cómo redactar adecuadamente un recurso de reposición, pero antes os vamos a explicar este recurso en dos modalidades especiales. Así que sigue leyendo.

El recurso de reposición en ámbitos especiales

El recurso de reposición no solo es aplicable en el ámbito general, sino que también tiene particularidades en ámbitos especiales como el local y el tributario en general.

En estos contextos, se establecen regulaciones específicas para su interposición y tramitación.

El recurso de reposición en el mundo local:

En el ámbito local, el recurso de reposición se encuentra regulado en el Texto Refundido de la Ley de Haciendas Locales (TRLHL).

Según el artículo 14 de dicho texto, el recurso de reposición es obligatorio en los municipios de régimen común, a excepción de los municipios de gran población regidos por el Título X de la Ley 7/1985, Reguladora de las Bases del Régimen Local (LBRL), donde este recurso es potestativo.

En los municipios de régimen común, los actos comprendidos en el artículo 14 del TRLHL no ponen fin a la vía administrativa, lo cual tiene implicaciones importantes en relación con los actos sancionadores.

El recurso de reposición en el mundo tributario:

Por otro lado, en el ámbito tributario general, el recurso de reposición se regula en el Reglamento general de desarrollo de la Ley General Tributaria, aprobado por Real Decreto 520/2005. Este reglamento establece disposiciones específicas para la interposición, tramitación y resolución del recurso de reposición en materia tributaria.

Se detallan aspectos como la presentación simultánea de un recurso de reposición y una reclamación económico-administrativa, los efectos de la interposición del recurso de reposición en los plazos para otros recursos y la suspensión del procedimiento durante su tramitación.

Además, se establece que el escrito de interposición debe contener las alegaciones necesarias, y una vez presentado el recurso, no se podrá acceder al expediente para formular nuevas alegaciones.

Por último, según el artículo 212 de la Ley General Tributaria (LGT), la presentación del recurso o reclamación contra una sanción tributaria provoca su suspensión automática hasta que sea firme en vía administrativa.

Resolución y efectos del recurso de reposición

En cuanto a los plazos para resolver y notificar el recurso de reposición, el artículo 124.2 de la Ley del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (LPACAP) establece un plazo de un mes.

Este plazo comienza a computar desde que el recurso ingresa en el registro del órgano competente para resolverlo, tal como indica el artículo 21.3 de la LPACAP.

Es importante tener en cuenta que el plazo no se cuenta desde la entrada del recurso en cualquier registro administrativo, sino específicamente en el registro del órgano competente.

En caso de que la administración no resuelva y notifique el recurso dentro del plazo establecido, se produce el llamado silencio administrativo negativo.

Según el artículo 24.1, párrafo tercero de la LPACAP, este silencio se considera una mera ficción legal y no un acto presunto desestimatorio.

Es importante destacar que esta regla no se aplica al recurso de reposición debido a su carácter potestativo, a diferencia del recurso de alzada que sí cuenta con el doble silencio positivo.

En cuanto a la notificación de la resolución, el artículo 42.2 de la LPACAP establece que se debe realizar un intento de notificación debidamente acreditado.

Esto implica un doble intento de notificación, cumpliendo con los requisitos establecidos en el actual artículo 42 de la LPACAP. Es importante tener en cuenta que este doble intento solo es necesario cuando el interesado no se encuentra en su domicilio, no aplicándose en casos de rechazo de notificación, desconocimiento del interesado o desconocimiento del domicilio.

La resolución del recurso de reposición debe ser motivada, conforme al artículo 35.1.b de la LPACAP. En este sentido, al igual que ocurre con otros recursos, la resolución puede estimar parcial o totalmente el recurso.

En caso de que la resolución sea estimada por un vicio formal, según el artículo 119.2 de la LPACAP, puede haber retroacción de actos si no se introduce un pronunciamiento sobre el fondo del asunto. Y quien lo resuelve es el mismo que dicto el acto en un inicio.

Modelo de recurso de reposición

Ahora para terminar os vamos a dejar un ejemplo realista con un modelo que lo acompaña.

El ejemplo es el siguiente imagina que como estudiante universitario te deniegan la beca debido a que te computan a un familiar que no se debería de computar, reclamas y no te responden. Aquí tienes que hacer reposición y el modelo podría ser el siguiente:


A LA ADMINISTRACIÓN DE [Nombre de la entidad correspondiente] D. [Nombre completo], mayor de edad, con residencia en la C/ [Dirección completa] de [Ciudad], y DNI n.º [Número de DNI], a efectos de notificaciones mi correo electrónico es [Correo electrónico], como mejor proceda en derecho,

DIGO:

Que estando en el plazo determinado al efecto y de conformidad a lo dispuesto en el art. 123 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Interpongo RECURSO DE REPOSICIÓN contra la resolución desestimatoria presunta de la solicitud realizada por esta parte [Detallar la solicitud realizada] presentada en el Registro General de [Entidad correspondiente], número de registro [Número de registro], conforme a los siguientes:

HECHOS Y FUNDAMENTOS

PRIMERO :

En fecha [Fecha], esta parte interpuso reclamación en impugnación de la beca del Ministerio de Educación [Especificar el nombre de la beca], donde se expresaron ampliamente los fundamentos en defensa de la impugnación, con aportación de pruebas en acreditación de las mismas.

Habiendo transcurrido el plazo máximo para la tramitación del procedimiento y no habiéndose dictado notificación expresa, se entiende que la solicitud ha sido rechazada por silencio administrativo negativo, conforme a lo dispuesto en los arts. 24.1 y 114 de la Ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Por lo tanto, en desacuerdo con dicha resolución presunta y amparado en el art. 123 de la misma Ley 39/2015, interpongo recurso de reposición con el fin de que se estime la pretensión de esta parte de acuerdo con la reclamación presentada, basándome en las alegaciones y pruebas recogidas en dicha solicitud y las que se exponen a continuación.

SEGUNDO:

Impugno en reposición la resolución presunta fundamentando mi recurso en que el órgano de Becas de la Universidad de [Nombre] me denegó la beca, teniendo en cuenta a miembros de mi unidad familiar que no deben ser considerados.

Específicamente, a pesar de que resido con mi [insertar familiar], él no forma parte de mi unidad familiar, según lo establecido en la jurisprudencia y normativa pertinente, que indica que solo mis progenitores y yo conformamos dicha unidad familiar. La veracidad de estas alegaciones se confirma mediante la documentación adjunta a la reclamación, que demuestra la situación de indefensión que he experimentado.

Esta indefensión se agrava en este caso, dado que no se ha dado respuesta alguna a mi reclamación, lo que ha resultado en un silencio administrativo negativo. Como consecuencia, desconozco por completo los motivos por los cuales se desestimó mi solicitud, a pesar de cumplir con los requisitos establecidos en las bases de las BECAS MEC, como se detalló y demostró extensamente en la reclamación inicial. Por todo ello, solicito que se estime el recurso de reposición interpuesto y se acuerde dar lugar a la reclamación presentada por esta parte.

Por todo lo expuesto y en su virtud,

SOLICITO que se tenga por presentado este escrito, por interpuesto RECURSO DE REPOSICIÓN contra la resolución presunta expresada en este escrito y, en su virtud, se acuerde la estimación del recurso y se ordene dar lugar a la reclamación presentada.

Lugar y fecha.

Firma: [Nombre completo] [DNI] [Dirección de contacto] [Teléfono de contacto] [Correo electrónico]


Conclusiones

En conclusión, el recurso de reposición es un mecanismo fundamental en el sistema judicial español que permite a los ciudadanos impugnar actos administrativos que consideren contrarios a Derecho.

El recurso de reposición se encuentra regulado en la Ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (LPACAP), y su interposición se realiza ante el mismo órgano que dictó el acto objeto de recurso. El plazo para interponer este recurso es de un mes desde la notificación del acto expreso.

Una de las características importantes del recurso de reposición es su carácter potestativo u obligatorio, dependiendo del ámbito en el que se aplique.

En el ámbito de la hacienda local, este recurso es obligatorio, salvo en los municipios de gran población donde es potestativo.

En el ámbito tributario general, el recurso de reposición se regula en el Reglamento general de desarrollo de la Ley General Tributaria y su interposición suspende la ejecución de la sanción tributaria.

La resolución del recurso de reposición corresponde al mismo órgano que dictó el acto recurrido. La falta de resolución y notificación en plazo del recurso tiene como efecto el silencio administrativo negativo.

 La resolución del recurso debe ser motivada y puede ser estimatoria o desestimatoria, pudiendo afectar tanto a aspectos formales como de fondo.

El recurso de reposición juega un papel importante en la defensa de los derechos de los ciudadanos frente a la Administración. Permite revisar y corregir posibles errores, vicios o decisiones injustas en los actos administrativos.

Además, su presentación es un requisito previo antes de acudir a la vía contencioso-administrativa, garantizando así un adecuado agotamiento de la vía administrativa.

En resumen, el recurso de reposición es un instrumento esencial para la protección de los derechos de los ciudadanos en el ámbito administrativo. Su correcto uso y comprensión contribuye a la transparencia, legalidad y justicia en el sistema judicial español. Esperamos que este articulo te haya sido de ayuda y no dudes en visitar nuestra sección de derecho administrativo del blog.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 3.5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • Daniel García

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana. 

Mas consejos de derecho: