Abuso de Posición Dominante explicado con 3 ejemplos

Abuso de Posición Dominante

¿Qué es el abuso de posición dominante? ¿Dónde se regula? ¿A que sanciones se exponen las empresas que realizan esta práctica?

El abuso de posición dominante es un problema que afecta a todos, aunque no siempre seamos conscientes de ello. Imagina que solo hay una tienda en tu ciudad que vende un producto esencial, como puede ser la gasolina, y esa tienda decide subir los precios o limitar el acceso a ciertos clientes. Esta situación puede tener un impacto significativo en nuestra vida diaria, desde pagar más por los productos hasta tener menos opciones en el mercado. Es un tema que toca la economía, la justicia y la igualdad de oportunidades, y por eso es crucial entenderlo.

En este artículo, vamos a desglosar qué significa realmente el abuso de posición dominante y por qué es tan perjudicial. Exploraremos los fundamentos legales que existen para combatirlo, analizaremos ejemplos concretos y las sanciones a las que se exponen los que la practican. ¡Prepárate porque vamos a empezar!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿Qué es el abuso de posición dominante? 3 ejemplos

El abuso de posición dominante ocurre cuando una o más empresas con mucho poder en un determinado mercado actúan de manera que limitan la competencia de forma injusta. Este comportamiento está prohibido por las leyes europeas y españolas. Es decir, no es ilegal ser dominante en un mercado, pero sí lo es usar esa posición para perjudicar a los competidores.

Para determinar si una empresa está abusando de su posición dominante, primero se identifica el mercado afectado, considerando tanto el tipo de producto o servicio como la región geográfica. Luego, se analiza si la conducta de la empresa va más allá de una competencia normal, basada en méritos como precio, calidad o innovación.

Algunos ejemplos de abuso incluyen fijar precios excesivamente altos, vender a precios muy bajos para eliminar a la competencia, forzar a los consumidores a comprar productos adicionales, negarse a vender a ciertos clientes, o dar descuentos especiales solo a quienes compran la mayoría de sus productos a la empresa dominante. Una vez que las empresas han conseguido eliminar a la competencia proceden a subir los precios y en este punto ya no hay rivales directos a los que poder comprar los productos a un menor precio.

¿Dónde se regula el abuso de posición dominante?

El abuso de posición dominante se regula en diferentes normativas. En primer lugar, tenemos que destacar el artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), el cual establece la prohibición de los abusos de posición dominante.
Esta normativa tiene como objetivo promover y proteger la competencia en beneficio de los consumidores y la economía en general. También, se protege frente a los actos de competencia desleal.

Por otra parte, en España, el abuso de posición dominante está regulado por la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia. Concretamente, el artículo 2 de esta Ley prohíbe la explotación abusiva por parte de una o varias empresas de su posición de dominio en todo o en parte del mercado nacional.

Sanciones por abuso de posición dominante

Las sanciones por abuso de posición dominante que se imponen a las empresas que nos respetan la libertad de competencia pueden ser muy diferentes en función de la gravedad del acto, los principales formas de sancionar este tipo de conductas son las siguientes:

  1. Multas económicas: las autoridades de competencia pueden imponer multas a las empresas que abusan de su posición dominante. Estas multas suelen basarse en un porcentaje de los ingresos anuales de la empresa infractora porque para una gran empresa puede que 100 millones de multa no sea una gran cosa, en cambio un 2% del volumen de negocio pueden ser varios miles de millones. En la Unión Europea, por ejemplo, la Comisión Europea puede imponer multas de hasta el 10% del volumen de negocios mundial de la empresa.
  2. Medidas correctivas: además de las multas económicas anteriores, las autoridades pueden ordenar medidas correctivas para restablecer la competencia en el mercado. Algunas de estas medidas pueden ser:

Desinversión: es decir, obligar a la empresa a vender activos o divisiones para reducir su posición dominante.
Cambios en la conducta: exigir que la empresa modifique su comportamiento para evitar prácticas anticompetitivas.
Acceso a infraestructuras o tecnología: permitir a los competidores acceder a infraestructuras o tecnología esenciales para la competencia.
Licencias forzosas: obligar a la empresa a otorgar licencias de tecnología o propiedad intelectual a terceros.
Precios regulados: establecer precios máximos o condiciones de venta específicas.

  1. Daños y perjuicios: las empresas afectadas por el abuso de posición dominante pueden presentar demandas civiles para reclamar daños y perjuicios, de esta manera pueden conseguir paliar un poco los daños producidos por estas prácticas anticompetitivas realizadas. Si se demuestra que sufrieron pérdidas debido a las prácticas anticompetitivas, pueden recibir compensación económica.
  2. Publicidad negativa: a priori parece que es la consecuencia menos gravosa para las empresas. No obstante, una publicidad negativa para una multinacional puede hacer que los consumidores se piensen dos veces apoyar a este tipo de negocios, con las perdidas económicas que puede suponer una caída de un 20 o 30% de volumen de negocio. El simple hecho de ser acusado de abuso de posición dominante puede dañar la reputación de una empresa. Esto ocurre porque las investigaciones y sanciones se hacen públicas, lo que puede afectar la percepción de los consumidores y los inversores.

3 ejemplos de abuso de posición dominante

Algunos ejemplos reales que podemos destacar para que puedas entender mejor el concepto son los siguientes:

Ejemplo 1: Caso Microsoft (1998-2004)

En la década de 1990, Microsoft fue acusada de abusar de su posición dominante en el mercado de sistemas operativos para computadoras personales. La empresa fue denunciada por prácticas anticompetitivas, como la integración de su navegador web Internet Explorer con su sistema operativo Windows, lo que dificultaba a los usuarios el acceso a navegadores competidores, como Netscape Navigator. En 2001, el Tribunal Federal de Apelaciones de EE.UU. confirmó que Microsoft había abusado de su posición dominante.

Como parte del acuerdo de 2002, Microsoft se comprometió a compartir su interfaz de programación de aplicaciones (API) con terceros y a permitir a los fabricantes de equipos originales (OEM) instalar software no perteneciente a Microsoft en computadoras que llevaban Windows. Este acuerdo buscaba restablecer la competencia en el mercado de navegadores y asegurar un campo de juego más equitativo.

Ejemplo 2: Caso Google Shopping (2017)

En 2017, la Comisión Europea multó a Google con 2.42 mil millones de euros por abusar de su posición dominante en el mercado de motores de búsqueda. Google había favorecido sistemáticamente su propio servicio de comparación de compras, Google Shopping, en sus resultados de búsqueda, relegando los servicios de comparación de compras rivales a posiciones menos visibles.

La Comisión Europea ordenó a Google cesar su conducta anticompetitiva y otorgar igualdad de condiciones a los servicios rivales de comparación de compras. Google introdujo cambios en su plataforma, permitiendo que otros servicios de comparación de compras compitieran en igualdad de condiciones en sus resultados de búsqueda. Además, la multa impuesta a Google subrayó el compromiso de la Comisión de proteger la competencia en el mercado digital.

Ejemplo 3 Caso Intel (2009)

Intel, el principal fabricante de microprocesadores, fue acusado por la Comisión Europea de abusar de su posición dominante para excluir a su rival AMD del mercado. Intel ofrecía descuentos y pagos directos a los fabricantes de computadoras y minoristas a cambio de que estos compraran todos o casi todos sus procesadores de Intel.

En 2009, la Comisión Europea impuso a Intel una multa de 1.06 mil millones de euros por su conducta anticompetitiva. La Comisión determinó que las prácticas de Intel dañaban la competencia y perjudicaban a los consumidores al reducir sus opciones. Intel apeló la decisión, pero en 2014 el Tribunal General de la UE confirmó la multa. Este caso destacó la importancia de sancionar prácticas que buscan excluir a los competidores mediante incentivos financieros indebidos.

Conclusiones

El abuso de posición dominante es uno de los mayores riesgos que tenemos en los mercados Estas practicas que hemos comentado anteriormente no solo distorsionan el derecho a la libre competencia, sino que conduce a precios más altos y menos opciones en el mercado. También, frena la innovación y perpetúa las desigualdades económicas.

A cualquiera nos puede pasar que decidamos montar un pequeño negocio local y qué, con malas prácticas, una multinacional nos saque del mercado con precios que no podamos igualar y ejerciendo un abuso de posición dominante. Por tanto, no es un tema baladí y requiere una gran atención.

¡Enhorabuena por llegar hasta el final del artículo!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Author

Mas consejos de derecho: