Derecho virtual Logo

Consentimiento Tácito y Expreso en España【Conceptos & Ejemplos】

Consentimiento

¿Eres un joven jurista? ¿O estudiante de derecho? Seguro que te has imaginado el mundo jurídico como un intrincado rompecabezas, donde cada pieza es fundamental para comprender el funcionamiento de la sociedad y salvaguardar los derechos de sus ciudadanos.

En este contexto, el consentimiento, tanto expreso como tácito, se erige como una de las piezas centrales de este enigma legal. En este artículo, nos sumergiremos en el intrigante universo del consentimiento en España, explorando sus dos manifestaciones: la explícita y la implícita. Este hecho es esencial en derecho civil  por eso no te pierdas este articulo

Para los estudiantes de derecho, entender el concepto y las implicaciones del consentimiento es esencial.

A lo largo de este artículo, desglosaremos tanto el consentimiento expreso, aquel que se manifiesta de manera clara y directa, como el tácito, que se deriva del silencio o las acciones. Exploraremos sus diferencias, aplicaciones y ejemplos prácticos para brindarte una comprensión profunda de su relevancia en el ámbito legal español.

Así que, sin más preámbulos, adentrémonos en este apasionante viaje por el consentimiento en España, una herramienta jurídica que, como veremos, tiene un impacto significativo en la vida de todos los ciudadanos y en la práctica del derecho en nuestro país.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

Consentimiento Expreso: ¿Qué Es y Cómo Funciona?

El consentimiento expreso, en el contexto legal español, se materializa cuando una persona manifiesta su aprobación o autorización de manera clara y determinante a través de un registro formal. A diferencia del consentimiento tácito, en el expreso no hay margen para la ambigüedad; las intenciones son explícitas y sin lugar a dudas.

Este tipo de consentimiento se puede otorgar de diversas formas, siendo la más común la firma de un documento escrito. Sin embargo, también puede registrarse en grabaciones de audio o vídeo, entre otros medios. Su aplicación abarca una amplia variedad de ámbitos, desde transacciones comerciales hasta procedimientos judiciales y relaciones profesionales.

Un ejemplo ilustrativo de consentimiento expreso podría ser el proceso de firma de un contrato de arrendamiento. Cuando un arrendador y un inquilino acuerdan los términos de un contrato y, de manera voluntaria y deliberada, estampan sus firmas en el documento, están dando un consentimiento expreso para llevar a cabo el acuerdo. Aquí, no existen interpretaciones ambiguas; ambas partes han dejado constancia inequívoca de su conformidad con los términos del contrato.

La importancia del consentimiento expreso radica en su claridad y en la certeza que aporta a todas las partes involucradas. Proporciona una base sólida para la validez de contratos y acuerdos legales, garantizando que las intenciones de las partes sean comprensibles y cumplidas.

En un mundo jurídico donde la precisión y la transparencia son fundamentales, el consentimiento expreso se erige como un pilar esencial para la protección de los derechos y obligaciones de los ciudadanos en España.

Consentimiento Tácito: ¿Qué Significa y Cuándo Se Aplica?

El consentimiento tácito se materializa cuando una persona otorga su aprobación o autorización a través de su falta de acción o silencio. A diferencia del consentimiento expreso, no se manifiesta mediante palabras o firma, sino que se deduce del contexto y la inacción del individuo.

Aunque es una forma menos formal de consentimiento, su aplicación en asuntos importantes puede generar confusión y malentendidos.

¿Qué se entiende por consentimiento?

El consentimiento, ya sea expreso o tácito, es una negociación entre partes en la que se acuerda una acción o decisión. Por ello para entender bien el tácito vamos a repasar brevemente el concepto general ¡No te pierdas!

La ley establece condiciones fundamentales para que un consentimiento sea válido:

  • Capacidad Mental: La persona debe ser mentalmente capaz, y las discapacidades mentales pueden afectar la validez de un consentimiento, ya sea expreso o tácito.
  • Expresión Voluntaria: El consentimiento debe ser voluntario y no estar motivado por presiones, chantajes o coacciones.
  • Basado en la Información: El consentimiento, incluso el tácito, debe basarse en información completa proporcionada por la parte que lo requiere.
  • Comprensión de la Situación: La persona que consiente debe comprender plenamente la situación, incluyendo riesgos y ventajas, así como el impacto de su decisión en su vida.

¿Todo silencio es consentimiento tácito?

No necesariamente. La jurisprudencia ha establecido que no todo silencio equivale a consentimiento tácito. En la sentencia del Tribunal Supremo 257/1986, se señala que debe haber circunstancias inequívocas que indiquen que la persona consiente, y el silencio no puede atribuirse a otro significado que no sea el consentimiento.

Requisitos para que el silencio sea considerado consentimiento tácito

La sentencia del Tribunal Supremo Nº 483/2004 establece dos requisitos para que el silencio se considere consentimiento tácito:

  • Conocimiento y Comprensión de los Hechos: La persona que guarda silencio debe comprender los hechos que requieren su consentimiento, lo que se refiere a las condiciones previamente mencionadas.
  • Exigencia de Manifestar la Disconformidad: La situación debe permitir que la persona pueda expresar su desacuerdo si no desea consentir o aprobar los hechos o las propuestas. En tales circunstancias, el silencio se interpreta como consentimiento tácito cuando existe una relación basada en la buena fe entre las partes involucradas.

El consentimiento tácito, aunque menos formal, tiene su lugar en diversas situaciones legales. Sin embargo, es fundamental entender sus limitaciones y considerar el contexto y las circunstancias antes de presumir su existencia.

Diferencias clave entre el consentimiento expreso y tácito.

El consentimiento es un elemento esencial en las transacciones legales y contractuales, y puede manifestarse de dos maneras principales: expresa y tácita.

A continuación, llegaremos al meollo de la cuestión y exploraremos todas las diferencias, asi que no te pierdas y ten papel y boli, que esto va a tus apuntes.

¿Qué Diferencia el Consentimiento Expreso del Tácito?

Expresión Directa:

La diferencia más obvia es que el consentimiento expreso se comunica de manera directa y verbal o a través de un registro escrito. En este caso, una persona manifiesta clara y específicamente su aprobación o autorización. Por ejemplo, al firmar un contrato de arrendamiento, el inquilino está dando su consentimiento expreso para alquilar una propiedad.

Silencio vs. Acción:

En contraste, el consentimiento tácito se deriva de la falta de acción o silencio de una persona en una situación en la que se espera que actúe o responda si no está de acuerdo. Aquí, el individuo no comunica su consentimiento de manera explícita. Por ejemplo, si alguien recibe una carta de renovación de membresía de un gimnasio y no responde ni cancela la membresía, su silencio puede interpretarse como consentimiento tácito para renovarla.

Formalidades:

El consentimiento expreso a menudo implica formalidades legales más rigurosas, como la firma de un documento o una grabación de video. Por otro lado, el consentimiento tácito es menos formal y puede basarse en la conducta o el contexto.

Claridad:

El consentimiento expreso es claro y no deja lugar a interpretaciones. No hay ambigüedad en cuanto a la voluntad de la persona. En el consentimiento tácito, a menudo hay espacio para malentendidos, ya que se deduce del comportamiento y las circunstancias.

Reversibilidad:

El consentimiento expreso es más fácil de revocar, ya que se basa en una comunicación explícita. En cambio, el consentimiento tácito puede ser más difícil de revertir, ya que no se expresó directamente y la otra parte puede argumentar que se basaba en la falta de acción.

En resumen, la principal diferencia entre el consentimiento expreso y el tácito radica en la forma en que se comunica: el primero se expresa de manera directa, mientras que el segundo se deduce del comportamiento o la inacción. Ambos tienen sus aplicaciones y limitaciones en el ámbito legal y deben considerarse cuidadosamente en diferentes contextos y situaciones contractuales.

Consentimiento en Reglamento General de Protección de Datos

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) ha marcado un hito importante en la regulación del tratamiento de datos personales dentro de la Unión Europea. Uno de los puntos clave en esta normativa es la distinción entre el consentimiento expreso y el tácito, reconociendo únicamente el primero como válido para ciertos fines.

El Consentimiento Expreso en el RGPD

En el contexto del RGPD, el consentimiento expreso es la única forma aceptable de autorización para el uso de datos personales. Esto significa que no se reconoce el consentimiento tácito cuando se trata de datos personales.

Existen consideraciones esenciales relacionadas con el consentimiento expreso en protección de datos:

  • Información Obligatoria: Antes de obtener el consentimiento expreso, es imperativo informar al interesado sobre el uso que se hará de sus datos personales. Esto incluye la identificación del responsable del tratamiento de los datos, los propósitos del uso, la duración del mismo y otros detalles relevantes.
  • Condiciones Establecidas: El interesado tiene el derecho de establecer condiciones antes de otorgar su consentimiento expreso. Puede especificar para qué fines se pueden utilizar sus datos y en qué situaciones no se permite su uso.
  • Antes del Uso: El consentimiento expreso debe obtenerse antes de que se utilicen los datos personales. Esto garantiza que la persona esté plenamente informada y de acuerdo con el tratamiento de sus datos.
  • Revocación: El RGPD reconoce el derecho del interesado a revocar su consentimiento expreso en cualquier momento. Esto significa que la persona puede retirar su autorización para el tratamiento de sus datos cuando lo considere necesario.
    Situaciones que Requieren Consentimiento Expreso

El RGPD establece situaciones específicas en las que se requiere el consentimiento expreso para el uso de datos personales. Estas incluyen:

Datos de Menores de Edad: Cuando se recopilan datos de menores de 13 años, se necesita el consentimiento expreso de sus padres o tutores legales.

Datos Especiales: Cuando se trata de datos sensibles, como información médica o biométrica, se debe obtener el consentimiento expreso del interesado.

Datos de Empleados: Siempre que se registren datos de empleados que no sean estrictamente necesarios para el cumplimiento del contrato laboral, se debe contar con el consentimiento expreso.

Comunidades de Propietarios: En el caso de comunidades de propietarios, si el administrador tiene la intención de compartir datos con terceros, se requerirá el consentimiento expreso de los propietarios.

En resumen, el RGPD ha establecido un estándar riguroso en cuanto al consentimiento expreso para el uso de datos personales. Esta normativa enfatiza la importancia de la transparencia, la información adecuada y el respeto por la voluntad del interesado en el tratamiento de sus datos.

Consentimiento en el derecho de imagen

El consentimiento expreso desempeña un papel fundamental en el ámbito del derecho de imagen, donde se regulan los derechos relacionados con la utilización de la imagen de una persona. La Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, establece claramente la necesidad de obtener autorización para utilizar la imagen de una persona en cualquier contexto.

Requisitos para el Consentimiento Expreso en el Uso de Imágenes

En el caso de utilizar la imagen de un menor, es imperativo obtener el consentimiento expreso de sus padres o tutores legales. Por otro lado, aquellos mayores de 14 años pueden otorgar su propio consentimiento expreso.

El documento de consentimiento expreso para el uso de la imagen debe incluir una serie de elementos esenciales, como:

  • Datos Personales: Deben registrarse los datos de ambas partes involucradas en la transacción, incluyendo los tutores legales en el caso de menores.
  • Duración: Se debe establecer el plazo durante el cual se pueden utilizar las imágenes.
  • Finalidades y Usos: El documento debe especificar de manera precisa dónde se publicarán las imágenes y con qué propósito se usarán.
  • Gratuidad: En algunos casos, es importante indicar que la cesión de imagen se realiza de forma gratuita.
  • Firma y Representación Legal: El documento de consentimiento expreso debe ser firmado tanto por la persona que otorga el consentimiento (o su representante legal, en el caso de menores) como por la parte que obtiene dicho consentimiento. Esta firma es una manifestación clara de la autorización y garantiza la legalidad y validez del proceso.

En resumen, el consentimiento expreso es un requisito fundamental en el derecho de imagen, y su importancia radica en asegurar que se respeten los derechos y la voluntad de las personas en lo que respecta al uso de sus imágenes. Este proceso transparente y regulado por la ley garantiza la protección de los derechos de privacidad y la integridad personal de los individuos en el contexto de la difusión o publicación de sus imágenes.

Ejemplos concretos

Ejemplo 1: Consentimiento Expreso en Protección de Datos

Imaginemos a Juan, un usuario que se ha registrado en un sitio web llamado “CompraSegura.com”. Antes de completar su registro, se le presenta una casilla de verificación que dice: “Acepto los términos y condiciones y la política de privacidad”. Juan marca la casilla y completa el registro.

Este acto de marcar la casilla representa su consentimiento expreso para que el sitio web utilice sus datos personales de acuerdo con sus políticas.

Ejemplo 2: Consentimiento Expreso en Imágenes

María es una fotógrafa que quiere usar una fotografía en la que aparece Pedro en su próxima exhibición. María se acerca a Pedro y le presenta un documento que detalla dónde se exhibirá la foto y con qué propósito.

Pedro lee el documento y firma, autorizando a María a usar su imagen en la exhibición. Este es un ejemplo de consentimiento expreso para el uso de la imagen de Pedro.

Ejemplo 3: Consentimiento Tácito en Suscripciones de Servicio de Streaming

Carlos ha estado utilizando un servicio de transmisión de música en línea llamado “SoundWave” durante varios meses. Recibe un correo electrónico de SoundWave que dice: “Tu suscripción mensual se renovará automáticamente en 7 días. Si deseas cancelarla, por favor contáctanos antes de esa fecha”.

Carlos no toma ninguna medida para cancelar su suscripción. Su falta de respuesta se considera consentimiento tácito para la renovación de la suscripción.

Ejemplo 4: Consentimiento Tácito en la Entrada y Registro de una Vivienda

Imagina que la policía se presenta en la puerta de la casa de Ana con una orden de registro. Le muestran la orden y le piden permiso para ingresar y llevar a cabo la búsqueda. Ana permanece en silencio y no se opone a la entrada.

En este caso, su silencio y falta de oposición se interpretan como un consentimiento tácito para la entrada y registro de su vivienda, como establece la jurisprudencia del Tribunal Supremo (sentencia del Tribunal Supremo Nº 312/2011, de 29 de abril), sin que haya violación del articulo 18 de la CE.

Ejemplo 5: Consentimiento Tácito en una Comunidad de Propietarios

En una comunidad de propietarios, Pablo decide instalar un equipo de aire acondicionado en su terraza sin consultar a los demás propietarios. Nadie en la comunidad se opone ni toma medidas legales para detenerlo durante los 6 años siguientes.

El consentimiento tácito se manifiesta a través de la inacción de los vecinos, lo que implica que han aceptado esta modificación en la propiedad común. Este ejemplo es muy común y el STS ha establecido criterios en la STS 6146/2007 y en la STS 21975/2013 .

Estos ejemplos ilustran cómo el consentimiento puede manifestarse de manera expresa o tácita en diferentes contextos legales, desde la protección de datos hasta el derecho de imagen, las suscripciones de servicios y la entrada a propiedades privadas. Es esencial comprender las implicaciones legales de cada tipo de consentimiento y cómo se aplican en situaciones concretas.

Además, es importante tener en cuenta las normas y jurisprudencia aplicables, como las sentencias del Tribunal Supremo, para garantizar la validez y legalidad de estos consentimientos.

Conclusión

En este recorrido a través del consentimiento expreso y tácito en España, hemos desglosado dos formas esenciales en las que las personas pueden dar su aprobación o autorización en una variedad de contextos legales y contractuales.

El consentimiento expreso se caracteriza por ser claro, directo y, a menudo, se documenta por escrito o en formato digital. Este tipo de consentimiento se utiliza en situaciones donde la transparencia y la especificidad son fundamentales. Hemos visto ejemplos en la protección de datos, la autorización para utilizar imágenes y la renovación de suscripciones.

Por otro lado, el consentimiento tácito se deriva de la falta de acción o silencio de una persona, lo que puede llevar a interpretaciones y malentendidos en algunos casos. Sin embargo, este tipo de consentimiento a menudo se aplica cuando es difícil obtener una aprobación explícita. Ejemplos notables incluyen situaciones en una comunidad de propietarios y la entrada y registro de una vivienda.

Es vital comprender las diferencias clave entre estos dos tipos de consentimiento y cuándo se aplican en diferentes contextos legales. En cada situación, tanto quienes otorgan como quienes reciben el consentimiento deben estar conscientes de sus derechos y responsabilidades.

En última instancia, el consentimiento es un pilar fundamental en la ley y la ética en España, y su comprensión adecuada es esencial para tomar decisiones informadas y asegurar la protección de los derechos individuales y la legalidad en una variedad de transacciones y escenarios cotidianos.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Author

  • Daniel Garcia

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana

    View all posts

Mas consejos de derecho: