Derecho virtual Logo

Contrato Verbal: 4 puntos Impactantes【Con Ejemplos】

¿Alguna vez te has preguntado si un contrato puede ser válido sin estar por escrito? ¿Cuáles son las implicaciones legales de un acuerdo oral? En el mundo de los contratos civiles, los contratos verbales son una parte intrigante y a menudo debatida.

Para los estudiantes de derecho, entender la validez, los elementos esenciales y las limitaciones de un contrato verbal es fundamental en la comprensión del derecho contractual.

Su relevancia radica en su uso común en la vida cotidiana: acuerdos de alquiler, préstamos informales, compras entre particulares, entre otros.

En este artículo, exploraremos a fondo qué constituye un contrato verbal, sus elementos esenciales, su validez y limitaciones, así como las circunstancias en las que puede ser necesario optar por un contrato escrito en lugar de uno verbal. A través de ejemplos realistas  y situaciones legales, intentaremos arrojar luz sobre este tema y su aplicación práctica.

¿Puede un simple acuerdo de palabras tener fuerza legal? Acompáñanos en este articulo para descubrir cómo los contratos verbales funcionan.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

 Definición y elementos clave de un contrato verbal

 Un contrato verbal, aunque no esté plasmado por escrito, posee la misma validez legal que un contrato formalmente documentado, siempre y cuando cumpla con ciertos requisitos legales.

Según el artículo 1278 del Código Civil, se establece que la validez de un contrato no depende de su forma, sino de la presencia de elementos esenciales.

Los elementos cruciales que deben estar presentes para que un contrato verbal sea válido incluyen:

  1. Acuerdo o consentimiento de las partes: Ambas partes involucradas deben estar de acuerdo con los términos y condiciones del contrato. Este consentimiento es fundamental para su validez legal.
  2. Objeto claro del contrato: El contrato debe definir claramente un objeto o asunto específico sobre el cual versa el acuerdo. Es vital que sea concreto y preciso.
  3. Aceptación de los términos: La aceptación mutua de los términos y condiciones es esencial. Ambas partes deben comprender y aceptar las condiciones estipuladas.
  4. Consideración: Implica la prestación que se ofrece en el contrato. Se refiere a que ambas partes reciban algo de valor a cambio, ya sea bienes, servicios o dinero.
    La validez de un contrato verbal radica en la presencia de estos elementos fundamentales, lo que lo hace tan vinculante como un contrato escrito.

Ejemplo de un contrato verbal de compraventa:

Ana y Carlos llegan a un acuerdo verbal para la compraventa de un vehículo, donde Ana vende su coche a Carlos por 5000 euros. Ambos están de acuerdo con las condiciones y términos, incluyendo la transferencia del vehículo y el pago acordado.

A pesar de no estar documentado, este acuerdo cumple con los elementos esenciales de un contrato y es legalmente válido, basado en la voluntad expresa de ambas partes y potencialmente respaldado por testigos fiables e independientes.

Validez y limitaciones de los contratos verbales

Bien ahora que ya sabemos qué es un contrato verbal y cuáles son sus elementos tenemos que saber cuándo un contrato verbal es valido en caso de complicaciones, es decir, cuando una parte lo niega.

Determinar la validez de un contrato verbal puede ser un desafío. En ocasiones, una de las partes puede negar su existencia o rechazar los términos y condiciones acordados verbalmente. Para demostrar su validez, pueden utilizarse varios métodos:

  • Presentación de testigos: Según la legislación española, los testimonios de testigos presentes en la celebración del contrato verbal pueden constituir prueba de su existencia y validez.
  • Pruebas a través de actos: Los actos realizados en el marco del contrato pueden ser evidencia clave. Pruebas de servicios prestados o entregas realizadas, respaldadas por documentación como facturas, recibos o correos electrónicos, pueden demostrar la ejecución del contrato.
  • Documentación complementaria: Documentos como notas de entrega, correos electrónicos o facturas pueden respaldar la existencia y relación entre las partes, fortaleciendo la validez del contrato verbal.

Desventajas de un contrato verbal

La principal desventaja radica en la incertidumbre que puede generar para las partes. Las interpretaciones divergentes de los términos y condiciones acordados pueden provocar conflictos. Con el paso del tiempo, los detalles del contrato verbal pueden volverse menos claros, aumentando el potencial de desacuerdos.

Por ejemplo, consideremos a Marta y Juan, que acordaron verbalmente el arrendamiento de un apartamento, enfrentan malentendidos y disputas debido a la falta de un contrato escrito, lo que provoca confusión sobre los términos y plazos del alquiler.

Esta situación ilustra la necesidad de documentar por escrito los acuerdos, ya que los contratos verbales pueden ser ambiguos y dar lugar a desacuerdos, resaltando la importancia de establecer claramente los términos y condiciones para evitar conflictos futuros. Por eso es lo que vamos a ver ahora mismo.

Circunstancias en las que es obligatorio que exista un contrato escrito

¿Cuándo es obligado optar por un contrato escrito en lugar de uno verbal? ¿Qué casos existen de un contrato escrito obligatorio? Estas son las preguntas que vamos a saber ahora.

En diversas áreas, la legislación española establece la necesidad de formalizar ciertos acuerdos mediante contratos escritos, y esto generalmente debe realizarse ante notario. Estas circunstancias incluyen contratos que involucran la creación, modificación o extinción de derechos reales sobre bienes inmuebles. Pero vamos a ver un caso que seguro que te interesa que son los contratos laborales

Contratos laborales: la importancia del contrato escrito

En el ámbito laboral, la formalización de la relación de trabajo a través de un contrato escrito es esencial. Estos contratos delinean las tareas del trabajador, su remuneración, entre otros aspectos. Demostrar la validez de un contrato laboral verbal puede ser de lo más difícil para un trabajador por eso siempre es mejor hacerlo por escrito.

Todos los trabajadores tienen derecho a un contrato de trabajo por escrito que especifique las condiciones y características de su actividad laboral y la relación con el empleador. En caso de que la empresa no proporcione el contrato, el trabajador puede solicitar información a la Tesorería General de la Seguridad Social sobre su alta y condiciones laborales.

Casos específicos de contrato laboral escrito obligatorio

Existen situaciones laborales donde la ley exige la formalización escrita del contrato:

  • Contratos de formación.
  • Contratos de días fijos discontinuos.
  • Contratos de relevo.
  • Contratos para trabajar en el extranjero.
  • Contratos para jóvenes por parte de microempresas y autónomos.
  • Contratos indefinidos de apoyo a emprendedores.
    Contratos de trabajo a distancia.

La ausencia de un contrato escrito en estas situaciones puede llevar a considerarse como un contrato de tiempo indefinido a jornada completa. Si es necesario probar qué tipo de contrato se estableció, la responsabilidad recae en la empresa.

 2 Ejemplos reales de contratos verbales

Ahorra que hemos visto ya toda la información necesaria vamos a ver la teoría aplicada en la práctica, así que no te despistes y vamos a verlo.

Ejemplo 1: Contrato verbal de arrendamiento de habitación

Laura y Marta son compañeras de clase. Laura necesita urgentemente un lugar donde quedarse por un corto periodo de tiempo y Marta, generosamente, le ofrece alquilarle una habitación en su apartamento. Acuerdan verbalmente el precio mensual y la duración del alquiler, pero no formalizan un contrato escrito. Laura paga el alquiler mensualmente y ambas cumplen con los acuerdos establecidos verbalmente.

Explicación: Este tipo de contrato verbal de arrendamiento de habitación, aunque es común en la práctica, puede ser riesgoso sin un acuerdo por escrito. En caso de disputa, la falta de documentación escrita puede generar ambigüedades sobre los términos acordados y las responsabilidades de ambas partes.

Ejemplo 2: Contrato verbal de compra-venta de bienes muebles

Juan y María acuerdan verbalmente la venta de un mueble antiguo. Establecen el precio, la entrega y la forma de pago. Aunque no formalizan un contrato escrito, ambas partes cumplen con los términos acordados sin inconvenientes.

Explicación: Los contratos verbales de compraventa de bienes muebles son comunes, pero pueden generar ambigüedades en caso de disputa. La falta de un documento escrito podría dificultar la evidencia y prueba de los términos acordados, siendo preferible formalizarlo por escrito para evitar posibles malentendidos.

 Conclusión sobre los contratos verbales

En resumen, los contratos verbales son acuerdos legales donde las partes acuerdan términos y condiciones de forma oral, teniendo la misma validez legal que los contratos escritos si cumplen con ciertos requisitos.

A lo largo de este artículo, hemos explorado su definición, elementos esenciales, limitaciones y casos en los que es obligatorio optar por un contrato escrito.

Los contratos verbales, si bien pueden ser válidos, presentan desventajas. La dificultad para probar su existencia y términos puede crear incertidumbre entre las partes. Por otro lado, las limitaciones legales y la falta de claridad en los términos acordados pueden causar disputas y dificultades en su ejecución.

Es esencial entender que, en ciertos ámbitos, como en contratos de bienes inmuebles o relaciones laborales, es obligatorio formalizar acuerdos por escrito. Estos documentos ofrecen seguridad y transparencia, especificando claramente las responsabilidades y derechos de cada parte, evitando posibles malentendidos y conflictos futuros.

En conclusión, aunque los contratos verbales son válidos, es altamente recomendable formalizar los acuerdos por escrito siempre que sea posible. La documentación escrita aporta claridad, protección y una base sólida en caso de disputa, brindando seguridad a ambas partes involucradas.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • Daniel García

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana. 

Mas consejos de derecho: