Derecho virtual Logo

La compraventa guía esencial con ejemplos

Compraventa

¿Listo para sumergirte en el mundo de los contratos de compraventa? ¡Acompáñanos en este viaje mientras exploramos un aspecto fundamental del derecho comercial y civil!

En este artículo, vamos a desentrañar los misterios del contrato de compraventa, un tipo de acuerdo que probablemente encuentres en tu camino legal más temprano que tarde.

En las próximas secciones, exploraremos qué es exactamente un contrato de compraventa y por qué es esencial comprenderlo en el contexto legal. Desglosaremos los elementos clave de este tipo de acuerdo, desde la identificación de las partes involucradas hasta el momento crucial de la transferencia de propiedad.

Pero eso no es todo: para que te sumerjas aún más en este emocionante mundo, te presentaremos ejemplos de contratos de compraventa en diversas situaciones.

Así que, ¿estás listo para descubrir cómo funciona esta piedra angular de las transacciones comerciales? ¡Sigamos adelante y exploremos juntos el intrigante universo del contrato de compraventa y sus ejemplos concretos!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

Descubriendo la Compraventa

¿Qué es un contrato de compraventa y por qué es tan relevante? En el emocionante mundo del derecho, un contrato de compraventa es como la pieza clave de un rompecabezas legal.

Imagina este escenario: tú, como comprador, estás en busca de algo que deseas adquirir, ya sea un artículo de colección, un coche usado o incluso un inmueble. Aquí es donde entra en juego el contrato de compraventa.

Este tipo de contrato es una joya en la corona del derecho comercial y civil. En esencia, es un acuerdo en el que una persona, el vendedor, se compromete a entregar algo específico a otra persona, el comprador. A cambio, el comprador se obliga a pagar un precio predefinido por ese artículo.

Así es como se establece el intercambio legal de propiedades y servicios entre dos partes. Como te habrás dado cuenta este contrato es el típico contrato de derecho civil que establece una obligación de dar.

El Código Civil, ese compendio de normas que guía el funcionamiento de nuestras relaciones legales, abraza al contrato de compraventa en su artículo 1445.

Aquí, se define como un acuerdo mediante el cual una persona (el vendedor) se compromete a entregar una cosa determinada a otra (el comprador). La magia radica en que el comprador, a su vez, se obliga a pagar un precio fijo por esa cosa, ya sea en dinero o en cualquier otro medio representativo de valor.

Este contrato tiene varias características que son esenciales que comprendas, así que apunta.

En primer lugar, su formación es sencilla y rápida, ya que se perfecciona mediante el acuerdo entre ambas partes. Este punto lo vuelve “consensual”.

Además, genera compromisos recíprocos entre el vendedor y el comprador, lo que le da un carácter “bilateral”.

Y no olvidemos que es un negocio donde ambas partes sacan algo a cambio, ya que supone un intercambio de prestaciones para vendedor y comprador, por lo que se le considera “oneroso”.

Una característica particularmente interesante es que el contrato de compraventa es “traslativo del dominio”. Esto significa que, además de ser un acuerdo, también sirve como título legal para transferir la propiedad.

Sin embargo, aquí viene un dato: para que esta transferencia sea efectiva, es necesario realizar la entrega real del bien, también conocida como “modo”.

Si te preguntas dónde encontrar las normas básicas que rigen este contrato, echa un vistazo al Código Civil.

¡Sí, está allí mismo, en el título IV del libro IV! En concreto desde el articulo 1445 u siguientes

Pero espera, eso no es todo: también puedes encontrar su contraparte en el mundo comercial, plasmada en el Código de Comercio. Porque no es lo mismo un contrato civil que uno mercantil

¡Así que ahí lo tienes! Un contrato de compraventa, más que un simple intercambio, es un vínculo legal que enlaza a compradores y vendedores en una danza de acuerdos y entregas, todo respaldado por las sólidas bases del derecho.

¡Vamos a explorar más a fondo este tema en las próximas secciones!

Elementos reales de un Contrato de Compraventa

¿Qué elementos fundamentales entran en juego cuando hablamos de un contrato de compraventa?

La Cosa:

Aquí es donde comienza la historia. Imagina que estás a punto de comprar ese objeto tan deseado, ya sea un reloj de colección o incluso un derecho sobre una tierra.

Las cosas pueden ser tangibles o intangibles, desde un coche hasta un derecho.  Por eso los artículos 1526 al 1536 del Código Civil regulan como comprar cosas incorporales, es decir, derechos, pero veamos las cosas tangibles.

Desde el fulgor de una joya hasta el zumbido de un electrodoméstico, las cosas deben cumplir con requisitos cruciales:

• Deben ser reales o potencialmente alcanzables en el futuro, aunque aún no existan en este momento (art 1460 CC).

• Deben estar determinadas o al menos poder determinarse sin requerir un nuevo acuerdo entre las partes (art 1445 CC).

• Deben ser lícitas, lo que significa que no puedes intentar comprar cosas que sea ilegales, por ejemplo, los servicios de un sicario (art 1271).

Pero aquí viene la intriga: ¿debe el vendedor ser el propietario legítimo de la cosa?

Esto desencadena debates apasionados en los pasillos legales. Algunos afirman que la venta de una cosa ajena es nula, mientras que otros argumentan que es válida, basándose en si el contrato es un mero generador de obligaciones o si el error del comprador es suficiente para invalidarlo.

El Precio:

Aquí es donde los números entran en juego. Imagina este escenario: estás a punto de conseguir ese artículo por el que has estado ahorrando.

El precio es el corazón palpitante de un contrato de compraventa. Distingue un trueque de una compraventa. En este caso, el comprador se compromete a pagar al vendedor una cantidad específica de dinero a cambio del objeto deseado.  Se caracteriza según el artículo 1445 CC por:

• El precio debe ser verdadero y real, sin trucos ni sorpresas.

• Debe ser preciso o, al menos, capaz de determinarse en algún momento sin necesidad de un nuevo acuerdo.

• El precio se traduce en dinero o en un signo que lo representa, como una transferencia bancaria.

En el derecho común, no se exige que el precio sea “justo”, pero aquí es donde entra en juego el concepto de “precio justo”. Algunos lugares, como Cataluña y Navarra, si que lo tienen

¡Pero espera, hay un truco adicional! El “addictio in diem”. Imagina que después de cerrar el trato, encuentras una oferta aún mejor para el mismo artículo. Con este pacto especial, el vendedor puede cancelar la venta si dentro del plazo acordado obtiene un precio superior por la cosa.

Ahora que sabemos que se puede vender y por cuanto nos falta el quien, a eso vamos.

Las Partes en un Contrato de Compraventa

Aquí tenemos a los actores principales en esta trama legal. Imagina que estás en un mercado, un lugar donde las transacciones toman vida. De un lado del puesto está el vendedor, quien entrega con expectación el objeto deseado. Del otro lado está el comprador, quien está a punto de adquirir su tesoro. Ambos tienen roles claves:

El Comprador: Esta es la persona que busca adquirir la cosa y, por supuesto, pagar por ella en el tiempo y lugar acordados.

El Vendedor: Este es el personaje que despierta interés.  El vendedor tiene la responsabilidad de entregar la cosa en cuestión y recibir el precio acordado.

La Capacidad Legal y el Consentimiento:

Pero, espera un momento, aquí es donde las reglas se ponen interesantes. No cualquiera puede ser parte de este juego.

Aunque en general se espera que las partes tengan la capacidad legal, regulada en el artículo 1547 del Código Civil, para celebrar contratos, hay excepciones. Imagina a un padre intentando vender un inmueble de su hijo (art 166 CC), o un curador que ejerce funciones de representación. Hay ciertas restricciones (art 287 CC), especialmente cuando se trata de bienes significativos, como propiedades inmuebles.

Estos son las conocidas prohibiciones de venta siendo dimensión a importancia las del 1459 CC que hace mención de las personas o intermediarios que guardan relación con estas personas que no pueden comprar ni en subasta judicial o pública y qué cosas no pueden comprar.

Derechos y Obligaciones

El vendedor no solo entrega la cosa, sino que también la cuida con la diligencia de un buen padre de familia, según lo establece el artículo 1094 del Código Civil.

En caso de pérdida o deterioro por culpa o negligencia, el vendedor asume la responsabilidad. Sin embargo, cuando el azar entra en escena, ¿quién soporta la pérdida? La respuesta puede variar según el tipo de cosa sea no fungible o de forma aislada los riesgos son del comprador en cambio responde el vendedor si es cosa fungible que el precio sea al peso número o medida.

La principal obligación es la Entrega de la Cosa Vendida. La entrega, o “Traditio”, es el acto que transfiere la posesión jurídica de la cosa y otorga la propiedad, el derecho real más importante, al comprador (art 609 y 1095 CC ).

El artículo 1462 señala que la cosa esta entregada cuando se ponga en poder y en posesión del comprador.

Además, es importante el saneamiento que obliga al vendedor a garantizar la posesión pacífica y la utilidad de la cosa.

Existen dos tipos diferentes de saneamiento: el saneamiento por evicción, que asegura la posesión tranquila de la cosa, y los vicios ocultos, que asegura la utilidad.
El primero evita que se interfiera legalmente en el disfrute del comprador, y el segundo evita que se vuelva económicamente impráctico.

Otras obligaciones del vendedor son la entrega de los títulos y facilitación de los informes necesarios y los gastos de otorgamiento de la escritura matriz no los de primera y posteriores copias

El Comprador también tiene su papel. Su función es pagar el precio acordado en el momento y lugar convenidos. También debe cubrir ciertos gastos necesarios y útiles realizados en la cosa desde la perfección del contrato hasta su consumación. O gastos de inscripción, o impuestos

Y, por si fuera poco, podría estar obligado a pagar intereses en ciertos casos, como cuando se acuerda o si la cosa entregada produce frutos o rentas (art 1501 del CC).

Gastos y Garantías: Los. Los gastos de entrega son del vendedor, mientras que el comprador cubre gastos de transporte salvo que se haya pactado otra cosa.

Pero ¿qué pasa si la cosa entregada es diferente de lo pactado? Ahí entra en juego “aliud pro alio”, donde se puede buscar una indemnización.

¡Y ahí lo tienes! Las partes, sus roles, derechos y obligaciones en este emocionante contrato de compraventa. Pero aún nos queda algo más

Tipos de Contratos de Compraventa

Ahora vamos a ver brevemente diferentes formas de clasificar los contratos de compraventa.

Civil y Mercantil:

La primera distinción se traza entre lo civil y lo mercantil. ¿Cuál es el criterio? El ánimo de lucro en la reventa. Según el Código de Comercio, se considera mercantil la compraventa de bienes muebles con la intención de revenderlos, ya sea en la misma forma o en una diferente.

Sin embargo, hay excepciones, como las compras destinadas al consumo personal, las ventas de frutos o productos de cosechas propias, o las ventas de objetos manufacturados por artesanos en sus talleres.

Ordinarias y Específicas:

Las ventas se despliegan en dos categorías: las comunes u ordinarias, regidas por las normas generales del Código Civil y Mercantil, y las específicas, que siguen preceptos particulares.

¿Ejemplos? Las compras a plazos y las adquisiciones de bienes estatales.

Voluntarias y Necesarias:

Un cruce entre elección y obligación. Las ventas pueden ser voluntarias, nacidas del consentimiento libre de las partes, o necesarias, donde la ley impone el trato.

Públicas y Privadas:

En el escenario de las ventas, puedes tener una audiencia o mantener la confidencialidad.

Una compraventa pública se desarrolla en subasta, mientras que una privada es el contrato mismo entre el vendedor y el comprador, donde la elección recae en el vendedor.

Ordinarias y de Suministro

La ejecución marca otra dimensión. Imagina la entrega única de un objeto en la compraventa ordinaria. Ahora, visualiza un suministro continuo y periódico, donde el objeto llega de forma sucesiva.

Ejemplos de Contratos de Compraventa

Ejemplo 1: Compraventa de una Propiedad Inmobiliaria

Partes involucradas: Ana García (Vendedora) y Juan López (Comprador)

Ana García, propietaria de un elegante apartamento en el corazón de la ciudad, acuerda vender su propiedad a Juan López.  Se realizan búsquedas en registros y se establece una fecha de entrega. En la fecha acordada, Ana entrega las llaves y Juan realiza el pago.

Este ejemplo destaca que con la entrega de llaves y el contrato se traslada el dominio de la cosa.

Ejemplo 2: Compraventa de un Ordenador de Segunda Mano con Pago Aplazado

Partes involucradas: Laura Martínez (Vendedora) y Carlos Sánchez (Comprador)

Carlos Sánchez está interesado en un ordenador de alta gama que Laura Martínez está vendiendo. Debido a la alta inversión, acuerdan un pago aplazado dentro de 3 meses. Establecen un contrato detallando el precio total, y cuando se pagara y las condiciones en caso de retraso. Laura entrega el ordenador en ese momento esperando que lleve el plazo para reclamar el precio.

Este ejemplo resalta cómo existe la posibilidad en los contratos de compraventa de realizar el pago de forma aplazada y puede hacer que una compraventa sea más accesible.

Ejemplo 3: Compraventa de un Artículo de Colección entre particulares con Saneamiento por Vicios Ocultos

Partes involucradas: Daniel Rodríguez (Vendedor) y María Fernández (Compradora)

María Fernández, una apasionada coleccionista, está interesada en una valiosa pieza de arte que Daniel Rodríguez posee. Negocian y acuerdan un precio.

Después de la compra, María descubre a la semana daños internos imposibles de detectar a simple vista previamente. Tal como señala el  1485 del CC Daniel tiene que responder y le realiza una disminución en el precio tal como dice el 1486 CC.

Este ejemplo destaca la importancia de la transparencia y el saneamiento en compraventas, y las obligaciones del vendedor.

Ejemplo 4: Compraventa de un Vehículo Usado

Partes involucradas: Roberto López (Vendedor) y Marta Gómez (Compradora)

Marta Gómez está en busca de un vehículo usado y encuentra un automóvil en buen estado que Roberto López está vendiendo. Ambos acuerdan un precio y realizan una inspección exhaustiva del vehículo.

Deciden firmar un contrato que detalla las condiciones y plazos de pago, así como cualquier garantía ofrecida por el vendedor. Marta realiza el pago y obtiene el vehículo junto con toda la documentación necesaria.

Este ejemplo subraya la importancia de la inspección minuciosa y la obligación del vendedor de transmitir también la documentación junto al objeto.

En estos ejemplos que podrían ser perfectamente reales y situaciones detalladas, se ilustra cómo diferentes aspectos de las compraventas, como la negociación, el pago, el saneamiento y la documentación, son fundamentales para proteger los intereses de ambas partes.

Cada ejemplo resalta una característica específica de los contratos de compraventa, mostrando cómo estas transacciones pueden ser exitosas y beneficiosas para todos los involucrados.

 Conclusiones:

La compraventa, en su esencia, es un acuerdo en el que una persona se compromete a entregar algo valioso a cambio de un precio acordado. A través de ejemplos concretos, hemos descubierto cómo esta transacción puede aplicarse en diversas situaciones de la vida cotidiana.

Las partes fundamentales de un contrato de compraventa son el comprador y el vendedor. El comprador adquiere un bien deseado, mientras que el vendedor lo proporciona.

La clave para una compraventa exitosa radica en la comprensión mutua de los términos, condiciones y responsabilidades que ambas partes aceptan.

Los elementos esenciales de un contrato de compraventa incluyen la “cosa” objeto de la transacción y el “precio” que se pagará por ella. La “cosa” debe ser real o posible, y su determinación y estado son fundamentales.

Por otro lado, el “precio” debe ser cierto y representado en dinero. Estos elementos establecen los pilares sobre los cuales se construye el contrato.

Esperamos que este articulo te sirva para sacar un diez en tu próximo examen.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Author

  • Daniel Garcia

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana

    View all posts

Mas consejos de derecho: