Derecho virtual Logo

El acreedor pignoraticio y la prenda: 6 ejemplos para entender la teoría

acreedor pignoraticio y la prenda

Si eres estudiante de derecho, estás a punto de adentrarte en un tema fundamental que afecta directamente a los derechos reales y las garantías financieras. Pero ¿qué es exactamente una prenda y quién se considera un acreedor pignoraticio?

Imagina por un momento que tienes un automóvil y necesitas un préstamo para financiar un proyecto importante. Aquí es donde la prenda y el acreedor pignoraticio entran en escena. La prenda es un derecho real que permite al prestamista (acreedor pignoraticio) tomar posesión de tu automóvil como garantía en caso de que no cumplas con el acuerdo. Esto proporciona seguridad tanto para el prestamista como para el prestatario.

La comprensión de estos conceptos es esencial para cualquier estudiante de derecho, ya que la prenda es una parte fundamental de las transacciones financieras y comerciales. Pero ¿por qué es tan importante?

Te lo explicaremos a lo largo de este artículo, desglosando en detalle qué implica la prenda, quiénes son los actores involucrados y cómo se aplican en la práctica. Además, ilustraremos cada concepto con ejemplos de situaciones reales, lo que facilitará tu comprensión de estos términos legales viéndolos en acción

Entonces, prepárate para explorar un aspecto crucial del derecho civil español. Comencemos por comprender qué es la prenda y quién desempeña el papel de acreedor pignoraticio.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

La Prenda como derecho real

Bien vamos a comenzar comprendiendo todo lo necesario sobre la Prenda, para ello vamos a comenzar desde su definición y regulación pasando por que objetos recae y viendo un ejemplo. No te pierdas, que vienen curvas.

Definición y Regulación Legal

La prenda es un concepto crucial en el derecho civil español. Se trata de un derecho real de garantía que se establece sobre bienes del deudor o de un tercero con el fin de asegurar el cumplimiento de una obligación.

Este derecho otorga al titular (acreedor pignoraticio) el poder sobre la cosa mueble en cuestión, lo que le permite tener posesión de dicha cosa. En caso de que el deudor incumpla su obligación, el acreedor puede vender la cosa para asegurar el cumplimiento.

La base legal de la prenda se encuentra en el Código Civil Español. Se regula de manera detallada en los artículos 1862 a 1873 y antes en el 1857. Sin embargo, también es importante tener en cuenta la Ley 17/2021, de 15 de diciembre, que introduce ciertas restricciones, como la prohibición de pignorar animales de compañía.

Características de la Prenda

Una buena forma de saber que es la prenda y comprenderlas es viendo que la caracteriza:

a) Derecho Real: La prenda otorga a su titular un poder inmediato y absoluto sobre la cosa mueble en cuestión.

b) Derecho de Garantía: Es un derecho real de garantía, lo que significa que es limitado, accesorio e indivisible. Sirve como garantía para asegurar el cumplimiento de una obligación principal.

c) Cosa Mueble Susceptible de Posesión: La prenda solo puede recaer sobre cosas muebles que estén en el comercio y sean susceptibles de posesión.

¿Sobre Qué Objeto Recae la Prenda?

La prenda se constituye sobre una cosa mueble que sea susceptible de posesión y enajenable. Esto significa que la cosa debe ser susceptible de ser poseída físicamente y debe poder ser transferida o vendida.

Además, la prenda puede garantizar todo tipo de obligaciones, ya sean puras o estén sujetas a condiciones.

Es importante que sepas que mientras que lo que diferencia a la hipoteca y a la prenda ambos derechos reales de garantía, es que en la hipoteca puede recaer sobre bienes inmuebles y además el acreedor no toma la cosa salvo incumplimiento.

El Deudor Pignoraticio ¿Qué es?

Aunque en este articulo nos vamos a centrar en el acreedor. Es importante que sepas quien es su contraparte: El deudor pignoraticio es la persona que ofrece la prenda como garantía para asegurar el cumplimiento de una obligación.

Debe ser el propietario de la cosa gravada y tener la libre disposición de sus bienes o estar autorizado para constituir la prenda.

Tipos de Prenda que Existen

Existen varios tipos de prendas en el sistema legal español:

1.       Prenda Legal: Estos casos involucran derechos de prenda sin posesión y están regulados por el Código Civil, el Código de Comercio y otras leyes especiales.

Se basan en ciertas relaciones contractuales en las que una parte cumple su prestación antes que la otra. Ejemplos incluyen la prenda del porteador sobre los objetos transportados y la prenda del depositante sobre la cosa depositada.

2.       Prenda Irregular: En este caso, el acreedor pignoraticio recibe tanto la posesión como la propiedad de la cosa mueble.

Además, el deudor se compromete a restituir una cantidad igual de la misma especie y calidad que la recibida en prenda. Esto se aplica principalmente a dinero u otros objetos fungibles.

3.       Prenda sobre Derechos: Aunque el Código Civil no lo contempla, la prenda sobre derechos se admite en ciertos casos, como sobre el usufructo o acciones de sociedades anónimas.

Se aplican las mismas normas de accesoriedad, publicidad y especialidad que en la prenda ordinaria.

4.       Prendas en Montes de Piedad y Entidades de Crédito: Las prendas constituidas en Montes de Piedad y otros establecimientos públicos se rigen por leyes y reglamentos específicos.

Las disposiciones del Código Civil sobre prenda, hipoteca y anticresis son aplicables de manera subsidiaria.

Ejemplo de Prenda

Imagina que eres dueño de un taller de reparación de automóviles y necesitas financiamiento para expandir tu negocio. Puedes ofrecer tus herramientas y maquinaria como garantía en un contrato de prenda con un prestamista.

Esto permite al prestamista tener un derecho real sobre tus activos en caso de que no puedas cumplir con el acuerdo de préstamo. La prenda sobre tus herramientas y maquinaria te proporciona la financiación que necesitas mientras mantiene seguros los intereses del prestamista.

El Acreedor Pignoraticio como sujeto

Ahora que ya conoces que es la prenda, veamos al otro sujeto el acreedor pignoraticio en profundidad, por que probablemente si el día de mañana ves alguna prenda será esencial que sepas a que se comprometió el acreedor y que derechos tiene a cambio sobre el objeto.

¿Quién puede ser un acreedor pignoraticio?

Un acreedor pignoraticio es aquel cuyo crédito está respaldado por un bien entregado como aval o garantía de las obligaciones de contraprestación. Según Diccionario panhispánico del español jurídico de la RAE “acreedor cuyo crédito está garantizado mediante prenda.”

Derechos del Acreedor Pignoraticio

El acreedor pignoraticio tiene varios derechos en virtud de su posición en la relación crediticia respaldada por prenda:

Derecho de Retención (Artículo 1866 CC): El contrato de prenda le otorga al acreedor el derecho de retener la cosa pignorada en su poder o en manos de un tercero a quien se le haya entregado.

Este derecho de retención le permite al acreedor mantener la posesión de la prenda hasta que el deudor pague el crédito. Además, si el deudor contrae otra deuda exigible con el acreedor antes de pagar la primera, el acreedor puede prorrogar la retención hasta que ambas deudas sean saldadas.

Derecho de Preferencia (Artículo 1926 CC): El crédito pignoraticio tiene prioridad sobre otros créditos hasta donde alcance el valor de la cosa dada en prenda.

Pero ¿qué quiere decir eso? Esto significa que, en caso de insolvencia del deudor, el acreedor pignoraticio tiene el derecho de cobrar primero, antes que otros acreedores.

Derecho de Enajenación (Artículo 1872 CC): Si el deudor incumple su obligación, el acreedor pignoraticio puede proceder a la enajenación de la prenda.

Esta enajenación se lleva a cabo en una subasta pública, con citación del deudor y del propietario de la cosa pignorada, si es el caso. Además, se puede utilizar la vía de la Ley de Enjuiciamiento Civil para este propósito.

Compensación Anticrética (Artículo 1868 CC): En el caso de que la prenda genere intereses, el acreedor puede compensar los intereses percibidos con los intereses debidos.

Si no se adeudan intereses o si los intereses percibidos superan los debidos, se pueden imputar al capital.

Ejercicio de Acciones y Reembolso de Gastos (Artículo 1869 CC): El acreedor pignoraticio tiene el derecho de ejercitar las acciones que le competen al dueño de la cosa pignorada para reclamarla o defenderla frente a terceros.

Si el acreedor pierde la posesión de la cosa por cualquier motivo, puede reclamarla para recuperarla. Además, el acreedor tiene derecho al reembolso de los gastos realizados para la conservación de la cosa pignorada.

Transmisibilidad (Artículo 1528 CC): La prenda es transmisible conjuntamente con el crédito que garantiza. Esto significa que el acreedor puede ceder su posición, junto con los derechos de prenda, a otra parte. Sin embargo, la inalienabilidad del derecho de prenda puede ser pactada por las partes.

Obligaciones del Acreedor Pignoraticio

El Código Civil impone ciertas obligaciones al acreedor pignoraticio:

Deber de Cuidado (Artículo 1867 CC): El acreedor pignoraticio debe cuidar de la cosa dada en prenda con la diligencia de un buen padre de familia. Esto implica que debe mantener la cosa en buenas condiciones y evitar su deterioro.

Responsabilidad por Pérdida o Deterioro (Artículo 1867 CC): En caso de pérdida o deterioro de la cosa pignorada, el acreedor es responsable y debe responder según las disposiciones del Código Civil, que se rigen por los artículos 1101 a 1107 del mismo.

No Usar ni Disponer sin Autorización (Artículo 1859 CC): El acreedor no puede usar ni disponer de la cosa pignorada sin la autorización del propietario de la misma. Si lo hace sin permiso, el propietario puede solicitar que la cosa se convierta en depósito.

Obligación de Restitución (Artículo 1871 CC): Una vez que el deudor haya pagado la deuda y los intereses, el acreedor pignoraticio está obligado a restituir la cosa al deudor.

Tanto sus derechos como sus obligaciones están claramente definidos en el Código Civil y garantizan un equilibrio en la relación entre el deudor y el acreedor respaldado por prenda. Pero que pasa con la prenda tiene algún fin ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

El fin de la prenda

La prenda, como otro cualquier derecho no es infinito y se puede llegar a extinguir. Según la doctrina las causas son:

1. Extinción de la Deuda Garantizada (Artículo 1871 CC): La prenda se extingue automáticamente cuando la deuda que garantiza se liquida o satisface por completo. En este caso, una vez que el deudor ha cumplido su compromiso, la prenda cumple su función y llega a su fin.

2. Pérdida de la Cosa Pignorada: Si la cosa pignorada se pierde, la prenda puede extinguirse. No obstante, es importante destacar que el acreedor será responsable de la pérdida de la cosa si esta ocurrió debido a su negligencia o culpa.

En situaciones de caso fortuito, no se le atribuirá responsabilidad, aunque se presume que la pérdida se debe a su culpa, a menos que se demuestre lo contrario (Artículos 1867 en relación con los Artículos 1182 y 1183 del Código Civil).

3. Renuncia del Acreedor :Si el acreedor decide renunciar a su derecho de prenda de manera válida, esta garantía se extinguirá. La renuncia debe cumplir con los requisitos legales establecidos en el Código Civil para ser efectiva. Estos requisitos están en el artículo 6.2 CC

4. Causas Generales de Extinción de Derechos Reales: La prenda también puede extinguirse por causas generales de extinción de derechos reales.

Esto puede ocurrir en situaciones como el vencimiento del término estipulado para la garantía, el cumplimiento de una condición suspensiva o resolutoria establecida en el contrato de prenda (Artículo 1861 del Código Civil) o si una sola persona reúne la condición de acreedor y propietario de la cosa dada en prenda, lo que se conoce como consolidación.

Casos Jurídicos Relevantes en España

Bien pasamos entonces a ver la teoría aplicada en la práctica, con ejemplos realistas para que tus apuntes no queden vacíos de casos que te ayuden a recordar


Caso 1: La Prenda de Joyas de María Pérez

María Pérez, propietaria de una joyería en Barcelona, necesitaba un préstamo para expandir su negocio. Se acercó a su banco local para solicitar un préstamo respaldado por una prenda de sus valiosas joyas. El banco accedió a proporcionar el préstamo, con la condición de que María entregara las joyas como garantía.

El banco evaluó las joyas y acordó prestarle a María el 60% del valor de las mismas. María entregó las joyas como prenda, y el banco registró la garantía de acuerdo con la ley. El contrato establecía plazos y tasas de interés. Cuando María reembolsó el préstamo, incluidos los intereses, las joyas le fueron devueltas en su totalidad, y la prenda se extinguió.


Caso 2: La Prenda de un Automóvil de Javier Ruiz

Javier Ruiz, residente de Madrid, compró un automóvil nuevo y financió la compra con un préstamo bancario. El banco tomó un ordenador de último modelo como garantía de la deuda.

Javier cumplió con los plazos de pago del préstamo. Una vez que la deuda se liquidó, el banco emitió un comunicado de cancelación de prenda, liberando oficialmente el ordenador de cualquier carga. Javier recibió un documento que acreditaba que el préstamo estaba completamente reembolsado y que el banco ya no tenía derechos.


Caso 3: La Prenda de Obras de Arte de Luisa González

Luisa González, una coleccionista de arte en Sevilla, buscaba financiamiento para un nuevo proyecto. Decidió utilizar sus valiosas obras de arte como garantía para obtener un préstamo.

Un banco especializado en financiamiento de obras de arte evaluó las pinturas de Luisa y acordó proporcionar el préstamo.

Las obras se almacenaron en condiciones óptimas en una instalación segura durante la vigencia del préstamo. Luisa reembolsó el préstamo según lo acordado, lo que resultó en la liberación de las obras de arte de la garantía. La prenda se extinguió y las obras de arte volvieron a ser propiedad exclusiva de Luisa.


Caso 4: Pérdida de la Cosa Dada en Prenda – Incendio en la Empresa de David López

David López, un empresario en Málaga, buscaba financiamiento para su empresa de fabricación de muebles. Un banco le otorgó un préstamo utilizando una colección de muebles de alta calidad como garantía.

Trágicamente, un incendio devastador arrasó con el almacén donde el banco guardaba los muebles de David, destruyendo por completo la colección de muebles que había entregado como garantía.

Debido a que la pérdida de la garantía no fue causada por culpa del Banco, David no pudo responsabilizarlo por la pérdida.


Caso 5: Venta de la Cosa Dada en Prenda – Transferencia de Crédito de María Torres

María Torres, una inversora en Valencia, había dado  un préstamo respaldado por una colección de sellos raros que poseía Juan su deudor. Al cabo de un tiempo, María decidió que prefería vender el crédito que aseguraba los sellos.

María encontró un comprador interesado en adquirir su crédito, lo que implicaba la garantía de los sellos raros. La transacción se llevó a cabo, y María transfirió tanto el crédito como los sellos al nuevo titular. El nuevo titular del crédito ahora tenía además del crédito señalado una prenda sobre los sellos. Ya que los sellos al ser una garantía siguen a lo principal.


Caso 6: Ejercicio de Acciones y Reembolso de Gastos – Prenda de Joyas de Carlos García

Carlos García, un coleccionista de libros raros en Madrid, necesitaba un préstamo para financiar un proyecto empresarial. Acudió a un prestamista privado que aceptó otorgarle un préstamo a cambio de una colección de libros de gran valor como garantía.

El prestamista al poco  empezó a usar los libros sin que tuviera el permiso de su dueño, es decir  Carlos .

En virtud del artículo 1870 del Código Civil, que establece que el acreedor no podrá usar la cosa dada en prenda sin la autorización del dueño, y si lo hiciera o abusara de ella en otro concepto, el dueño podría pedir que se constituyera en depósito. Carlos acabo acudiendo a los tribunales.

El caso se resolvió en un tribunal, donde se determinó que el prestamista no tenía derecho a utilizar las joyas para fines personales. Carlos recuperó la posesión de sus joyas y el prestamista fue obligado a devolverlas. Además, el tribunal ordenó al prestamista reembolsar los gastos en los que Carlos había incurrido para recuperar sus joyas y llevar el caso a juicio.


Conclusiones

En resumen, la prenda en España es un derecho real de garantía que permite a los deudores asegurar sus obligaciones con bienes muebles. El acreedor pignoraticio es quien posee la garantía, con derechos como el de retención y de enajenación.

El acreedor tiene una serie de derechos como el de retención o el de privilegio, pero tiene que cuidar la cosa debidamente y no la puede usar.

La prenda se extingue al pagar la deuda, perderse la cosa, renunciar el acreedor o por causas generales de extinción de derechos reales. Ejemplos ilustrativos nos muestran cómo funciona en la práctica. Es esencial entender estas bases legales, reguladas principalmente por el Código Civil, para participar en transacciones financieras y legales en España.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • Daniel García

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana. 

Mas consejos de derecho: