Derecho virtual Logo

Subasta Pública: todo lo que tienes que saber【Con Ejemplos】

Subasta Publica

¿Te has preguntado alguna vez cómo la ley y las oportunidades se entrelazan en el mundo de la subasta pública? Para los estudiantes de derecho, este es un terreno fascinante donde los conceptos legales se despliegan en escenarios de la vida real. ¿Imaginas lograr saber todo para participar en una puja? Esto es lo que vas a entender hoy.

En esta exploración sobre las subastas públicas en España, no solo entenderás qué implica este proceso, sino también cómo puede afectar directamente a ti mismo o a tus futuros clientes. Desde la definición hasta el marco legal, desglosaremos cada aspecto relevante.

Además, no te preocupes, no serán solo palabras en un código; te sumergirás en ejemplos realistas que darán vida a cada concepto legal. ¿Listo para descubrir cómo las subastas públicas se convierten en un emocionante campo de juego?

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿Qué es una subasta pública?

Imagina un escenario donde bienes muebles o inmuebles cambian de manos a través de una competencia abierta: eso es una subasta pública.  Aquí, los interesados compiten ofertando, y quien ofrece la suma más alta se lleva el bien en disputa. Este proceso puede tener lugar tanto físicamente como en el vasto mundo digital.

En otras palabras, la subasta pública consiste en ofertar, pública e irrevocablemente, la venta de un bien o servicio a favor de quien ofrezca, mediante el sistema de pujas y dentro del plazo concedido al efecto, el precio más alto por encima de un mínimo.

¿Normalmente de donde viene lo subastado? La respuesta es sencilla: bienes embargados, confiscados o procedentes de herencias sin herederos conocidos

¿Cuáles son las leyes que regulan las subastas públicas en España?

La normativa que rige las subastas públicas en España está meticulosamente delineada en el Título III, Capítulo V, de la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista. Específicamente, el artículo 56 de esta ley detalla la celebración de una subasta pública, describiéndola como la oferta pública e irrevocable de un bien o servicio a quien ofrezca la puja más alta sobre un mínimo, en un plazo determinado.

Este marco legal aplica a empresas que se dediquen regularmente a subastas o al comercio al por menor. Sin embargo, las subastas judiciales y administrativas. las públicas, siguen su normativa específica. Por ejemplo, la LEC( artículos 643-646) o la ley hipotecaria en el articulo 130 y ss

Además de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, la práctica de las subastas se rige por la normativa de defensa de los consumidores y usuarios, según lo estipulado en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, que aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.

El Proceso de la Subasta Pública

Sumergirnos en el proceso de una subasta pública implica seguir meticulosamente una serie de pasos que garantizan transparencia y equidad. Veamos cada uno de ellos:

  • Convocatoria La primera fase es crucial y comienza con la convocatoria. A través de anuncios en el Boletín Oficial del Estado (BOE) u otros medios, se detallan los bienes a subastar, las condiciones de participación, así como la fecha, hora y lugar del evento. En situaciones especiales, como subastas por ofertas cerradas, se establecen plazos para la presentación de estas ofertas.
  • Registro Los interesados deben registrarse previamente en el portal público de subastas, cumpliendo requisitos como la presentación de documentación identificatoria y el pago de un depósito como garantía. Este depósito, generalmente el 5% del valor de salida del bien, asegura la seriedad de los participantes y se reembolsa a quienes no adquieren el bien.
  • Ofertas La modalidad más común es la subasta pública, donde los participantes realizan ofertas en voz alta, aumentando el precio sucesivamente. La alternativa, conocida como adjudicación directa, permite ofertas en sobre cerrado durante un plazo, generalmente 20 días. Pasado este período, la mejor oferta se adjudica como ganadora, y el participante se convierte en el nuevo propietario, comprometiéndose a abonar la oferta y los gastos asociados.
  • Adjudicación La oferta más alta se convierte en la ganadora, y el postor exitoso recibe la notificación oficial de la adjudicación.
    Escrituración y Entrega Con el pago realizado, se procede a la escrituración del contrato de compraventa y a la entrega del bien al nuevo propietario.

La Participación en Subastas: Quién subasta y quién apuesta

¿Quién es el que subasta? ¿Qué suele subastar?

Adentrémonos en el mundo de los protagonistas de las subastas públicas. Diversos organismos desempeñan un papel crucial al poner en escena estos eventos, ofreciendo una amplia gama de bienes. Entre los entes más destacados se encuentran:

  • Juzgados y Organismos Judiciales: Actúan como subastadores, ofreciendo bienes que pueden variar desde propiedades inmuebles hasta objetos de valor confiscados en procedimientos judiciales.
  • Unidad de Recaudación Ejecutiva de la Seguridad Social: Encargada de subastar bienes para cubrir deudas relacionadas con la Seguridad Social.
  • Agencia Tributaria de Hacienda: Organiza subastas de bienes embargados con el propósito de recuperar deudas fiscales.
  • Ayuntamientos, Aduanas, Diputaciones y Ministerios: Entidades gubernamentales que subastan diversos activos, desde vehículos hasta obras de arte, con el fin de gestionar recursos y bienes públicos.
    Guardia Civil: Participa como subastador, ofreciendo bienes confiscados en el ejercicio de sus funciones.

En estas subastas, la variedad de bienes es notable, abarcando desde inmuebles hasta joyas, vehículos, obras de arte, participaciones en sociedades, oro y otros objetos de valor. Este abanico diverso refleja la amplitud de situaciones que llevan a la realización de subastas públicas.

¿Quién puede ser licitador?

La participación como licitador es un rol accesible a aquellos que cumplen con ciertos requisitos legales y de capacidad. La normativa establece que cualquier persona con capacidad de obrar según la ley y sin impedimentos legales puede participar. Esto incluye a mayores de edad no incapacitados y a menores emancipados. La identificación adecuada es un requisito clave, garantizando la transparencia y legalidad en el proceso.

Así, desde ciudadanos particulares hasta empresarios, todos aquellos que cumplen con los requisitos legales pueden convertirse en actores clave en el emocionante escenario de las subastas públicas, donde la diversidad de bienes y participantes crea un entorno único y dinámico.

Los impuestos a tener en cuenta

Cuando te conviertes en el ganador de una subasta, es esencial estar al tanto de los impuestos que deberás abonar:

  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD):  Prepárate para desembolsar el 10% del importe de tu oferta victoriosa para cumplir con esta obligación fiscal.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA): . En este caso, el IVA representa el 21% del valor del bien. Al sumar esta cifra al monto total, asegúrate de considerar el impacto del IVA en tus costos finales.
    También aparte del valor del bien comprado y de los tributos, en las subastas públicas se pueden aplicar comisiones y honorarios adicionales. Los más comunes son los del subastador, notario y gastos administrativos.

Ejemplo Practico de Subasta Pública

La Ejecución Hipotecaria de un Inmueble

Sujeto que subasta: Juzgado de Primera Instancia nº 3 de la Ciudad.

Motivo de la subasta pública: Ejecución hipotecaria debido a impagos en un préstamo hipotecario derivado de una compraventa.

Proceso paso a paso:

  1. Preparación de la Subasta (Artículo 643 LEC): El Letrado de la Administración de Justicia, tras tasar el bien y considerar su valor, forma los lotes correspondientes. En este caso, se trata de una vivienda embargada.
  2. Convocatoria de la Subasta (Artículo 644 LEC): Una vez fijado el justiprecio, se emite un decreto que convoca la subasta, publicándose en el Boletín Oficial del Estado y en el Portal de Subastas.
  3. Anuncio y Publicidad (Artículo 645 LEC): El anuncio en el BOE incluye la fecha, la identificación del procedimiento, y la dirección electrónica en el Portal de Subastas. Se establece un plazo de veinte días para la presentación de ofertas.
  4. Requisitos para Pujar (Artículo 647 LEC): Los licitadores deben identificarse, declarar conocimiento de las condiciones y consignar el 5% del valor del bien. La subasta se realiza de manera electrónica.
  5. Subasta Electrónica (Artículo 648 LEC): Los licitadores, dados de alta en el Portal, envían pujas electrónicas de forma segura. La subasta dura veinte días, ampliándose una hora después de la última postura.
  6. Aprobación del Remate (Artículo 650 LEC): Si la mejor postura supera el 50% del avalúo, el Letrado aprueba el remate. El rematante consigna el importe en diez días y se le entrega la posesión del inmueble.

En este escenario, el Juzgado de Primera Instancia nº 3 lleva a cabo una subasta electrónica de una vivienda embargada debido a una ejecución hipotecaria. La convocatoria y publicidad cumplen con los requisitos legales, asegurando la participación de licitadores con la consignación del 5%. La aprobación del remate se da si la mejor postura supera el 50% del avalúo.

El caso de providencia de apremio

Sujeto que subasta: Ministerio de Hacienda.
Motivo de la subasta: Una deuda impagada del irpf de Luis
En este caso, el Ministerio de Hacienda subasta los bienes de Luis ante el no pago de su deuda tributaria con hacienda , incluyendo coches y obras de arte. El proceso sigue los pasos legales de forma parecida al caso anterior, y la aprobación del remate se da si la mejor postura supera el 50% del avalúo.

Conclusiones

En resumen, las subastas públicas, lideradas por entidades como juzgados, Hacienda y ayuntamientos, abarcan bienes diversos, desde inmuebles hasta obras de arte. Cualquier individuo con capacidad legal puede participar, siempre que se identifique correctamente. Los impuestos asociados incluyen el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, así como el Impuesto sobre el Valor Añadido en ciertos casos.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • Daniel García

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana. 

Mas consejos de derecho: