Derecho virtual Logo

Ley de Contratos del Sector Público IV [Contrato de suministros – Ejemplos]

Si estás aquí, es porque estás buscando información sobre el mundo del Derecho Administrativo, explorando un tema que juega un papel fundamental en la relación entre entidades públicas y proveedores: el Contrato de Suministros administrativo.

Acompáñame mientras desentrañamos los entresijos de esta área crucial y descubrimos por qué su comprensión es un activo valioso para cualquier estudiante de derecho.

En el día de hoy te contaremos de la misma manera que te hemos explicado que es un contrato de servicios o la forma de clasificar, todo lo necesario de este tipo de contratos con ejemplos reales para que lo entiendas perfectamente.

Estos contratos son el tejido conectivo que mantiene en marcha la maquinaria gubernamental y que garantiza la entrega puntual y eficiente de bienes y servicios esenciales.

Ahora, hablemos sobre ti, el estudiante de derecho. La razón por la que estás aquí es clara: deseas adentrarte en el mundo del Derecho Administrativo y comprender cómo los Contratos Administrativos de Suministros son el motor de innumerables operaciones gubernamentales. Pero ¿por qué deberías de interesarte por este tema?

Imagina que estás a punto de asesorar a una entidad pública sobre cómo estructurar un contrato para adquirir equipos médicos vitales para evitar escasez en caso de que haya una crisis.

Tu comprensión de los Contratos Administrativos de Suministros sería la brújula que guía tus decisiones, asegurando que se cumplan las normativas, que los intereses de ambas partes estén protegidos y que los ciudadanos reciban los recursos que necesitan de manera oportuna.

Desde la base legal que sustenta estos contratos hasta las complejidades de su ejecución y resolución, dominar este tema te brindará las herramientas para navegar con confianza en el laberinto de la contratación pública.

Prepárate para adentrarte en un mundo en el que las cláusulas legales y los bienes cotidianos se entrelazan para impulsar la maquinaria del Estado. ¿Listo para descubrir más? ¡Sigamos adelante!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

Fundamentos del Contrato Administrativo de Suministros

Para comprender este concepto esencial, imagina un escenario en el que una entidad gubernamental necesita aprovisionarse de bienes esenciales, desde equipos médicos hasta material de construcción.

Los Contratos Administrativos de Suministros son los acuerdos legales que hacen que esta maquinaria de abastecimiento funcione de manera fluida.

¿Qué significa “suministrar”? Simplemente según la RAE, proporcionar lo que alguien necesita. En términos legales, suministro es proveer bienes o productos esenciales para el funcionamiento de una entidad pública.

Ahora, adentrémonos en la definición y concepto fundamentales de los Contratos Administrativos de Suministros. La Ley de Contratos del Sector Público (LCSP) nos guía en este viaje.

De acuerdo con el artículo 16 de la LCSP, los Contratos Administrativos de Suministros abarcan la adquisición, el arrendamiento financiero, o el arrendamiento, con o sin opción de compra, de productos o bienes muebles.

Pero aquí reside el aspecto intrigante: la definición es amplia, ya que la LCSP incluye una serie de acciones que considera parte integral de este tipo de contrato, y excluye otras que no lo son. Por ejemplo:

  • Adquisición de Bienes Muebles: Desde equipos médicos hasta materiales de construcción, los contratos de suministros facilitan la entrega y provisión de productos esenciales.
  • Pluralidad de Entregas Sucesivas: Si un empresario se compromete a proveer una serie de bienes de manera continua, esta sucesión de entregas se considera suministro, aunque la cuantía total no esté definida exactamente al momento de firmar el contrato.
  • Equipos y Sistemas de Telecomunicaciones: Contratos que abarcan la adquisición, arrendamiento y cesión de equipos y sistemas de telecomunicaciones o para el tratamiento de información, con sus dispositivos y programas.
  • Fabricación con Características Peculiares: Cuando la entidad contratante especifica características únicas para la fabricación de bienes que serán entregados por el empresario.
  • Adquisición de Energía Primaria o Transformada: Suministro de energía esencial para el funcionamiento y operación de entidades públicas.

Es esencial comprender cómo se diferencian el Contrato de suministros administrativos de otros tipos de contratos.

Por ejemplo, si una entidad pública requiere adquirir valores negociables como acciones para mejorar sus operaciones internas, este no se clasificaría como un contrato de suministro, sino como un contrato de servicios.

Estas distinciones se vuelven aún más relevantes cuando exploramos los límites del contrato de suministro.

Un ejemplo claro es que no se consideran contratos de suministros aquellos relacionados con propiedades incorpóreas o valores negociables, a menos que su objeto sea un programa de ordenador. Tal como señala el artículo 16.2 de la LCSP.

En resumen, el Contrato de suministros administrativo es la columna vertebral que permite a las entidades públicas proveerse de bienes esenciales para su funcionamiento. Desde la adquisición de equipos hasta la provisión de energía, estos contratos sostienen los engranajes de la maquinaria gubernamental.

En el próximo apartado, profundizaremos en los elementos clave del Contrato de suministros, incluyendo las partes involucradas y el marco legal que los regula. ¡Continuemos explorando juntos!

Elementos Clave del Contrato Administrativo de Suministros y su régimen jurídico.

Partes Involucradas: La Administración y el Proveedor

¿Te has preguntado quiénes son los protagonistas detrás de estos acuerdos vitales para el funcionamiento del sector público?

Aquí te lo revelamos: en un rincón del ring, tenemos a la Administración Pública, con sus deberes y responsabilidades de velar por el bienestar de la sociedad. En el otro rincón, el Proveedor, ese socio clave que provee los bienes necesarios para mantener en marcha la maquinaria gubernamental.

Este tándem es crucial, ya que la Administración necesita constantemente una amplia variedad de bienes para cumplir su misión de servicio público.

Objeto del Contrato: Los Bienes y Servicios Suministrados

¿Recuerdas la definición de suministro que exploramos previamente? Ahora es el momento de aplicarla a los Contratos Administrativos de Suministros. Estos contratos se centran en la adquisición, arrendamiento financiero o no, de bienes muebles. Desde mobiliario de oficina hasta suministros médicos, estos acuerdos aseguran que las necesidades esenciales de la Administración estén cubiertas.

Un ejemplo ilustrativo es cuando una entidad gubernamental requiere actualizar su infraestructura tecnológica. Imagina que necesitan computadoras, servidores y software para mejorar la eficiencia interna.

Aquí es donde entran en juego los Contratos que aquí te explicamos. Estos acuerdos garantizan que los bienes sean entregados en condiciones óptimas, cumpliendo con las normas y regulaciones necesarias.

Marco Legal y Normativo

Vayamos al corazón del asunto: el marco legal y normativo que regula los Contratos Administrativos de Suministros. Actualmente, la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, es la directriz principal que rige estos contratos. Esta ley ha reemplazado al Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público de 2011 y a la Ley 30/2007, de Contratos del Sector Público.

De acuerdo con esta legislación, los Contratos Administrativos de Suministros se rigen en términos de preparación, adjudicación, efectos y extinción por la Ley de Contratos del Sector Público y sus disposiciones de desarrollo.

Esta ley es complementada por el conjunto de normas de derecho administrativo y, en ausencia de estas, por las reglas del derecho privado.

Es importante resaltar que existen contratos administrativos especiales que se rigen por sus propias normativas específicas, especialmente si están vinculados al giro específico de la Administración contratante o cumplen una finalidad pública directa.

En algunos casos, ciertos contratos están excluidos de esta regulación. Por ejemplo, las relaciones de servicio de funcionarios públicos, los contratos regidos por legislación laboral, y relaciones jurídicas que requieran el abono de una tarifa, tasa o precio público específico.

Además, hay ciertos contratos excluidos como a la relación de servicio de los funcionarios públicos y los contratos regulados en la legislación laboral; las relaciones jurídicas consistentes en la prestación de un servicio público cuya utilización por los usuarios requiera el abono de una tarifa, tasa o precio público de aplicación general; entre otros todo ello tal como señala la LCSP en su artículo 5-11.

Al comprender estos elementos clave y su marco legal, te estás adentrando en los cimientos de los Contratos Administrativos de Suministros.

En el próximo apartado, exploraremos las especialidades que rodean la capacidad para contratar en este contexto. ¡Sigue el camino hacia el entendimiento completo de esta área vital del Derecho Administrativo!

Especialidades del Contrato Administrativo de Suministros

¿Cuáles son las Especialidades de la Capacidad para Contratar?

El escenario legal de los Contratos Administrativos de Suministros es un intrincado entramado de regulaciones y particularidades. Imagina estos contratos como una sinfonía jurídica, con melodías específicas que dan forma a su capacidad para contratar.

En primer plano, resplandece el requisito fundamental de tener capacidad de obrar. Es como el pasaporte para ingresar al mundo de los contratos administrativos. Además, se debe demostrar la clasificación y aptitud para contratar a través de registros oficiales de contratistas. Y ahí no termina la historia: ¡mantente alejado de las prohibiciones para contratar! Estas restricciones se aplican a todos los contratos del sector público.

Se encuentran en el artículo 71.1 de la LCSP cabe destacar:

  • Haber sido condenadas mediante sentencia firme por delitos de terrorismo, asociación ilícita, corrupción etc.
  • Haber sido sancionadas con carácter firme por infracción grave en materia profesional que ponga en entredicho su integridad, de disciplina de mercado, de falseamiento de la competencia, de integración laboral entre otras
  • Estar en concurso voluntario
  • No hacer frente a las obligaciones tributarias o de la Seguridad social

Ahora bien, la pieza más intrigante de esta sinfonía es la solvencia suficiente. Aquí es donde las reglas cambian dependiendo del tipo de suministro

Por ejemplo, en los contratos de suministro, la solvencia técnica de los empresarios se acreditará a través de diversos medios: la relación de suministros anteriores, el equipo técnico disponible, las instalaciones y sistemas de calidad, y hasta el control de calidad por parte de la Administración. Todo ello tal como nos dice el artículo 89 de la LCSP.

Imagina que una Administración necesita adquirir equipos médicos de alta precisión. La solvencia técnica del proveedor se convierte en la clave que garantiza que estos dispositivos sean de la más alta calidad y cumplan con los requisitos necesarios para la atención médica.

Esta sinfonía de pruebas de solvencia asegura que la Administración se asocie con proveedores confiables y competentes.

Además, el que suministra asume durante la vigencia la obligación del mantenimiento de este. Y hay unas series de normas desde el 300 y ss de la LCSP que regulan la entrega, recepción, el pago etc.

Reglas Especiales de Determinados Contratos de suministro

El escenario de adjudicación del Contrato de suministros administrativo es como un elegante baile con varias opciones de pasos. Si bien el procedimiento abierto es el protagonista, no debemos olvidar las variantes: el procedimiento negociado con publicidad y el procedimiento negociado sin publicidad.

Aquí es donde las reglas juegan un papel vital. En los contratos de suministro, la Ley es sabia: introduce el procedimiento abierto simplificado para contratos de valor modesto (art 159 LCSP).

Si el contrato de suministro tiene un valor estimado igual o inferior a 140.000 euros, la Administración puede aprovechar este procedimiento simplificado. Es como la coreografía perfecta para contratos de menor escala.

Ah, pero no termina aquí. Hay más matices en esta partitura. Imagina que una Administración necesita adquirir una serie de suministros de alta tecnología para actualizar sus sistemas de información.

El Contrato de suministros administrativo puede incorporar una mezcla interesante de pago: parte en dinero y parte en entrega de otros bienes similares. Esta combinación ofrece una forma única de transacción que equilibra las necesidades de la Administración y el proveedor.

¡Pero espera, hay más! Los Contratos Administrativos de Suministros también destacan por su enfoque en la entrega y recepción. Aquí, la precisión es clave. El contratista debe entregar los bienes de acuerdo con las especificaciones técnicas y administrativas.

En el escenario improbable de que los bienes sufran daños antes de la recepción, la Administración no será responsable, a menos que haya incurrido en mora al recibirlos.

La garantía es otra melodía importante. Si durante el período de garantía se descubren defectos en los bienes suministrados, la Administración tiene derecho a exigir la reparación o reposición.

Y si los bienes suministrados resultan inadecuados para su propósito previsto debido a defectos imputables al contratista, la Administración puede rechazar los bienes, sin obligación de pago.

La danza también está en la resolución también tiene su papel. Si el contrato se resuelve antes de la iniciación del suministro o la suspensión dura más de ciertos plazos, los contratistas pueden recibir indemnizaciones.

Si estamos ante una causa que es culpa de la administración en un plazo superior a 4 meses, será del 3% del precio de la adjudicación, IVA excluido. Si es superior a 8 meses entonces sube al 6%.

Esta coreografía legal asegura que tanto la Administración como el proveedor estén protegidos en caso de cambios inesperados.

En conclusión, el Contrato de suministros administrativo es un compás de reglas y peculiaridades. Desde la capacidad para contratar hasta las reglas de ejecución y resolución, esta sinfonía jurídica define las relaciones entre la Administración y los proveedores, creando un equilibrio armonioso en el mundo de los suministros públicos.


Ejemplos reales

Ahora para terminar vamos a ver ejemplos reales de la plataforma de contratación estatal:

1.      Contrato en Madrid capital.

El Área de Gobierno de Políticas Sociales, Familia e Igualdad del Ayuntamiento de Madrid necesitaba suministros de diversos bienes para la adaptación de tres centros residenciales a un modelo de unidades de convivencia, a través del Convenio de colaboración entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid para la ejecución de proyectos con cargos a los fondos europeos procedentes del mecanismo para la recuperación, transformación y resiliencia.

Teniendo un presupuesto de 2.159.419,69 € a través de un procedimiento abierto

2.      Contrato en Baleares.

Otro ejemplo fue el Consorcio Escuela de Hostelería de las Illes Balears que a través de un proceso abierto simplificado por que el valor estimado era de 128.570,61€ necesitaba un suministro de frutas y verduras para poder seguir con las clases en la Escuela de hostelería.

La parte de las verduras acabo siendo para la empresa Frutas Daniel Palma SLU en varios lotes cada uno de diferente contenido (frutas, patatas y cebollas etc)

3.      Contrato en el Pais vasco.

También tenemos el contrato de suministro que se le adjudico a Fedur S.A por un valor de 739.800€ en un proceso negociado sin publicidad por la Viceconsejería de Administración y Servicios del gobierno vasco para nutrir a sus cuerpos de seguridad de fundas externas con sistema Molle para chaleco balístico interno.

4.      Contrato de un hospital

Y tenemos también el caso del Hospital universitario de la Paz que realizo un contrato con HORTAS SUMINISTROS, S.L, PALEX MEDICAL S.A y otras empresas para obtener un suministro de batas de hospital para un plazo de ejecución de 12 meses con un presupuesto sin impuestos base de 1.960.000,00 €.

Estos ejemplos sirven para ver bien que es un contrato de suministro que sirve para que un conjunto muy variado de entes públicos que forman parte de la administración pública obtenga todo el material necesario desde material para la policía hasta simple verduras.

Es justo eso la idea clave, estos contratos tiene una variedad de objetos muy amplia y por eso mismo son esenciales para la administración pues le garantizan tener el material necesario para continuar con sus funciones


Conclusiones

Recapitulemos los aspectos clave que hacen de estos contratos una pieza fundamental en el engranaje de la adquisición pública.

Contrato de suministros administrativo, definidos con meticuloso detalle en la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público, son mucho más que simples transacciones comerciales. Su esencia radica en la adquisición, el arrendamiento financiero o sin opción de compra, de bienes muebles que satisfacen necesidades vitales para la sociedad.

Esta categoría abarca desde la adquisición de energía primaria hasta la entrega de equipos y sistemas de telecomunicaciones.

La capacidad para contratar se convierte en una serie de requisitos. La capacidad de obrar, la prueba de clasificación y aptitud, y la solvencia técnica se entrelazan para garantizar que los proveedores sean competentes y fiables. L

a Administración busca socios que puedan cumplir con las expectativas y entregar productos de calidad, desde equipos médicos de precisión hasta sistemas de información avanzados.

El pago también tiene su propio ritmo. Los precios pueden basarse en unidades o combinaciones de dinero y bienes, asegurando un equilibrio justo entre las partes.

El procedimiento de adjudicación varía, desde el procedimiento abierto hasta el negociado con o sin publicidad. Esto garantiza que la elección del método sea adecuada para las circunstancias y el valor del contrato.

La resolución es el último giro en esta danza legal. Si se produce antes de la iniciación del suministro o la suspensión es prolongada, los contratistas pueden recibir indemnizaciones. Esto asegura que tanto la Administración como los proveedores estén protegidos en caso de cambios inesperados en la coreografía contractual.

Así concluye nuestro viaje por el Contrato de suministros en él mundo administrativo. Desde los detalles de capacidad hasta las reglas de ejecución y resolución, esta danza jurídica es un reflejo de la complejidad y la importancia de las adquisiciones públicas. Cada paso, cada nota, crea un equilibrio entre la Administración y los proveedores, garantizando que la sociedad reciba los bienes y servicios que necesita de manera efectiva y eficiente.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido. PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

  • Daniel García

    Jurista apasionado del Derecho Público y la Filosofía del Derecho, mi objetivo aquí es acercarte el derecho de forma sencilla y cotidiana. 

Mas consejos de derecho: