Derecho virtual Logo

El Valor de los Tipos de Intereses explicados con 7 Ejemplos Prácticos

Valor de los Tipos de Intereses

¿Conoces los distintos tipos de intereses que existen en España? ¿Te estás planteando solicitar un préstamo? ¿Te gustaría invertir tus ahorros y obtener rentabilidad con ellos?

En menos de cinco minutos vas a conocer qué son los intereses y un aspecto tan relevante de ellos como son los tipos de intereses existentes que puedes encontrar cuando solicitas un préstamo al banco o cuando inviertes dinero.

Queramos o no, todos tenemos que relacionarnos alguna vez en la vida con un banco, por lo que es fundamental conocer bien este concepto y los distintos tipos que hay para no llevarse sorpresas a la hora de valorar la rentabilidad de una inversión o de cumplir con las obligaciones contraídas al solicitar un préstamo. 

Además, los estudiaremos desde el punto de vista práctico, algo que siempre facilita su comprensión.

Como suelo decir, nadie da nada gratis, y los distintos tipos de intereses son un ejemplo de ello.

¿Me acompañas a conocerlos?

¡Comenzamos!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿Qué son los intereses?

Los intereses son la contraprestación que se obtiene, o que se paga, por prestar o recibir prestado una suma de dinero.

Préstamo e intereses caminan juntos de la mano. Si hay un préstamo, hay un interés.  Este interés puede ser de varios tipos, que veremos en el siguiente apartado.

Su definición también depende del punto de vista en el que se mire. Quiero decir, en caso de que solicites un préstamo al banco, el interés sería esa cantidad de dinero que pagarás al mismo por el dinero prestado. Por ejemplo, los intereses remuneratorios.

Ahora bien, si lo que haces es depositar cierto dinero en el banco, por ejemplo, en una cuenta ahorro, el interés sería el rendimiento que ese dinero genera.

La principal referencia que recoge la variación de los tipos de interés oficiales es el índice Euríbor. Según el Banco de España, el Euríbor es el “tipo de interés de referencia del mercado sin garantías para distintos plazos de vencimiento (una semana y uno, tres, seis y doce meses)”.

Por lo tanto, cuando hablamos de intereses, hablamos necesariamente de deudas pecuniarias.

A continuación, vamos a entrar en el meollo de la cuestión, en las distintas modalidades de tipo de interés que existen.

¿Cuáles son los tipos de intereses?

Los intereses se presentan de distintas modalidades:

  • Interés fijo: Se trata de un tipo de interés inalterable, que no variará durante la vigencia del préstamo. Sin embargo, podríamos entenderlo como un arma de doble filo pues, si a lo largo del contrato el interés sube, no nos perjudicará, pero si el interés baja, tampoco nos supondrá un beneficio.

En este caso, es aconsejable estudiar si el riesgo de la variación nos merece la pena.

No obstante, este tipo de interés es, quizás, aquel que otorga más estabilidad y seguridad económica, permitiéndote saber que la cantidad de dinero que vas a pagar va a ser la misma durante toda la vida del préstamo. 

  • Interés variable: El porcentaje de interés varía durante la vigencia del préstamo. Al contrario de lo que ocurre con el tipo de interés fijo, si el tipo de interés baja, nos beneficiamos, pero si sube, nos perjudicamos.

La subida y bajada de los intereses depende de varios factores, como la tasa fijada por un banco central o un índice de referencia, por ejemplo, el euríbor.

  • Interés mixto: Este tipo de interés es una combinación de los dos anteriores. De esta forma, en los primeros años del préstamo, el tipo de interés será fijo, pero después, pasará a ser variable.

Con este tipo de interés se elimina la incertidumbre sobre el importe a satisfacer mientras que el tipo de interés sea fijo. Después, el interés se ajustará al mercado durante la vigencia del préstamo.

  • Interés nominal (TIN): Este tipo de interés es aquel que cobra el banco por prestar el dinero, excluyendo los gastos y comisiones asociados al préstamo.
  • Interés efectivo: Este interés viene reflejado en la tasa anual equivalente (TAE). Incluye todos los costes, amortizaciones, intereses explícitos, implícitos y escalonados.

A la hora de solicitar un crédito, es siempre el TAE, y no el TIN, el tipo de interés que debe ser tomado como referencia.

  • Interés simple: Consiste en liquidar sin más los intereses a final de año o del periodo que se haya acordado para ello. En este tipo, no se añaden los intereses que vaya generando el dinero.
  • Interés compuesto: Es aquel que consiste en añadir los intereses liquidados al capital inicial hasta la finalización del acuerdo para generar con ellos nuevos intereses.

Diferentes ejemplos prácticos con nuestro amigo Pepe de protagonista

Ejemplo 1: Tipo de interés fijo

Pepe suscribe su primera hipoteca de 40.000 euros con un tipo de interés fijo del 10%. Por lo tanto, el interés asciende a 4.000 euros. Pepe tendrá que devolver al banco que le prestó el dinero un total de 44.000 euros.

Ejemplo 2: Tipo de interés variable

Pepe suscribió un préstamo de 10.000 euros en el año 2015 con un tipo de interés variable, cuya duración fue de 3 años.

En el año 2015, el tipo de interés pactado fue del 10%.
En el año 2017, el tipo de interés bajó al 6%.
En el año 2018, el tipo de interés subió al 14%.

Ejemplo 3: Tipo de interés mixto

El banco le concede a Pepe un préstamo de 10.000 euros que deberá devolver en el plazo máximo de 5 años. Pacta un tipo de interés fijo del 6% en los primeros dos años, y después, en los últimos tres, el tipo de interés será variable.

Ejemplo 4: Tipo de interés nominal (TIN)

Pepe quiere comprarse una televisión Smart TV con una resolución 4K valorada en 1.500 euros. Acude a una gran superficie, donde la encuentra en oferta, por 500 euros y, además, le ofrecen la posibilidad de financiarla en cuatro meses sin intereses. Es decir, el TIN sería del 0%.

Pepe se pone muy contento pensando que podrá financiar su soñado televisor sin ningún tipo de interés. Sin embargo, esa financiación conlleva unos gastos de gestión que ascienden a 20 euros y debe pagar al principio. Así, el primer mes abonará 145 euros, y los restantes tres meses, 125 euros cada uno. De esta forma, la TAE será del 21,74%.

En total, deberá devolver 520 euros.

Ejemplo 5: Tipo de interés efectivo

Continuando con el ejemplo anterior, supongamos que Pepe acude a otro establecimiento que le ofrece el mismo televisor, por la misma cantidad de dinero y con la misma opción de financiación, sin ningún tipo de gasto de gestión ni comisiones.

La única diferencia radica en que, en este caso, la TIN es del 5%. La cuota mensual durante los 4 meses será de 126,30 euros.

Si hacemos cálculos, la TAE en este establecimiento es del 5,1 % y Pepe pagará en total 505,2 euros.

Por lo tanto, la misma televisión y con igual financiación le sale más económica en este segundo establecimiento, a pesar de que el TIN aquí era del 5% y en el ejemplo anterior del 0%.

Ejemplo 6: Tipo de interés simple

Pepe se ha creado una cuenta de ahorro en su banco de confianza depositando 1.000 euros. Pacta un interés simple del 8%  pagadero cada 1 de diciembre del año en curso.

En este caso, cada 1 de diciembre el banco deberá abonar a Pepe 80 euros en concepto de pago de interés por el producto de ahorro contratado.

Esta cantidad se traduce en la rentabilidad de los ahorros de Pepe.

Ejemplo 7: Tipo de interés compuesto

Continuando con el ejemplo anterior, supongamos que Pepe, de los 1.000 euros que deposita en su cuenta de ahorro, pacta con el banco un interés del 8% distribuido de la siguiente forma:

  • El interés del primer año: 8% de 1.000 euros = 80 euros
  • El principal al principio del segundo año: 1.000+80= 1.080 euros
  • El interés del segundo año: 8% de 1.080 euros = 86,4 euros
  • Los intereses a pagar al final del segundo año por parte del banco: 80+86,4=166,4 euros

166,4 euros en la cantidad que Pepe ha obtenido como capital.

Conclusiones

Antes de nada, quería darte la enhorabuena por concluir la lectura del artículo. En primer lugar, nos hemos centrado en qué se entiende por interés que, como ya hemos señalado, es aquella contraprestación que se satisface o se obtiene cuando recibes un préstamo o inviertes dinero. 

En segundo lugar, hemos visto que existen varios tipos de intereses, cuya distinción es bastante importante pues, en la práctica, nos puede suponer pagar o recibir más o menos dinero.

Los intereses pueden ser fijos, variables o mixtos; nominales o efectivos; simples o compuestos. 

Conocer bien esta distinción debe de ser el primer punto de partida a tener en cuenta cuando se desea solicitar un préstamo o se esté buscando la mejor forma de invertir los ahorros.

Para finalizar, hemos visto un ejemplo práctico de cada tipo de interés para ilustrarnos mejor.

Ahora sí, me despido: ¡Nos vemos en el siguiente artículo!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Author

  • Mari Carmen Martínez Morante

    Jurista. Actualmente, me preparo las Pruebas de Acceso a la Abogacía y la Procura 2024. Mi vocación por el derecho cumple con una función social y moral. Mi objetivo es aproximar este apasionante mundo de una manera clara y sencilla a cualquier lector.

    View all posts

Mas consejos de derecho: