Derecho virtual Logo

Divorcio Notarial: 6 Pasos para un Divorcio sin Complicaciones

Divorcio Notarial

¿Cómo se lleva a cabo un divorcio notarial? ¿Cuáles son los requisitos para optar por esta vía legal de divorcio matrimonial? ¿Cuáles son las diferencias fundamentales entre el divorcio notarial y otras modalidades de disolución de matrimonio? Estas son algunas de las preguntas que exploraremos en este artículo sobre el divorcio notarial.

En la sociedad contemporánea, donde la rapidez y la simplicidad son cada vez más valoradas, el divorcio notarial ha surgido como una alternativa atractiva para aquellos que buscan una separación amistosa y eficiente.

A lo largo de este texto, no solo examinaremos el proceso paso a paso del divorcio ante notario, sino que también analizaremos sus requisitos, diferencias con otros tipos de divorcio, ejemplos prácticos y consecuencias legales. No te lo pierdas.

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿Qué es el Divorcio Notarial?

El divorcio Notarial, valga la redundancia, es el divorcio que se da ante notario, es una variedad de divorcio al que pueden acudir dos personas casadas para agilizar ese trámite.

Esta es una opción que se introdujo en 2015 mediante la reforma de le Ley de Jurisdicción Voluntaria y hace que si se dan una serie de requisitos que veremos más adelante los cónyuges puedan con conseguir el divorcio de una manera rápida y sencilla.

Este divorcio tiene dos características definitorias:

  • Es de mutuo acuerdo.
  • Es extrajudicial, ya que no se necesita acudir a la jurisdicción civil en ningún momento.

Requisitos para el Divorcio Notarial

Para que podamos acudir a este proceso de divorcio se deben de dar una serie de circunstancias:

  • Como hemos adelantado, debe de ser de mutuo acuerdo, en caso contrario deberán acudir a un proceso de divorcio contencioso.
  • No deben existir hijos menores o no emancipados o incapacitados. En caso de que existieran hijos mayores de edad o emancipados estos deberán dar su consentimiento.
  • Haber transcurrido 3 meses desde que se casaron. Este es un requisito para todos los procesos de divorcio.

¿Qué sucede si no cumplimos estos requisitos en el divorcio notarial?

Simplemente no podremos elegir la vía notarial para ese divorcio, pero existen otras alternativas: el divorcio de mutuo acuerdo y el divorcio contencioso, que se tienen ante el Letrado de la Administración de justicia o ante el Juez de la jurisdicción civil.

Si quieres conocer los tipos de divorcio y sus ventajas no te pierdas nuestro artículo en el que te lo explicamos con ejemplo.

Proceso de Divorcio Notarial

Consulta a un abogado

En este proceso es obligatorio contar con un abogado, ya que deberá acudir y firmar la escritura de divorcio y debe colaborar en el siguiente paso, la redacción del convenio.

La ventaja es que únicamente se necesita un abogado, ya que al ser de común acuerdo no es preciso que cada una de las partes tenga su propio asesoramiento.

Redacción del Convenio

Como hemos dicho se encargará de guiar a los particulares el profesional de la abogacía, ya que en este convenio regulador deberán reflejar los pactos o normas que regirán la disolución de su matrimonio.

En este punto se puede pactar el destino de los bienes, la distribución de los muebles, pero habrá otro importante punto, el derecho o no a percibir pensión compensatoria.

Contenido del convenio regulador

El convenio regulador de divorcio es imprescindible para la tramitación del divorcio notarial. La falta de este convenio, aunque exista mutuo acuerdo, lleva a la tramitación del divorcio en vía judicial.

Además, este convenio refleja los acuerdos alcanzados por la pareja con respecto a:

  • Uso de la vivienda y elementos de la misma. Si quieres saber más sobre esto tenemos un artículo dedicado a este tema.
  • Fijación de una pensión compensatoria para el cónyuge que queda en peor situación económica después de la separación.
  • Contribución a los gastos comunes, forma de actualización y garantías.

Si quieres conocer más de la pensión compensatoria te dejo nuestro artículo que seguro que te interesa.

Envío documentación al Notario

Generalmente será el profesional de la abogacía el que se encargará de ponerse en contacto con el Notario, se le entregará la documentación, para que la estudie. Tras esto el Notario citará a las partes y al abogado para que acudan al despacho para la firma de la escritura.

Casos en que no puede tramitarse el divorcio notarial

Debemos recalcar en este punto que si el Notario comprueba que el Convenio Regulador es manifiestamente injusto para una de las partes podrá negarse a firmarlo, el notario debe informar a las partes y dar por cerrado expediente y en tal caso los cónyuges solo podrán acudir a los tribunales y jueces para obtener el divorcio.

El Notario puede negarse a firmar la escritura de divorcio ante situaciones como:

  • Falta del convenio regulador.
  • Convenio con acuerdos engañosos o perjudiciales para alguna de las partes o los hijos.
  • Incumplimiento de alguno de los requisitos mencionados.
  • Falta de consentimiento de los hijos mayores o menores emancipados.

Ratificación del Convenio

El día que sean citados, ambas partes deberán acudir y aceptar o ratificar el convenio, así como el abogado que ayudó en su redacción.

Desde el momento en el que se firme el divorcio será efectivo, si bien debemos tener presente que las medidas establecidas en dicho convenio se pueden modificar posteriormente, ya sea mediante escritura ante notario o mediante un proceso civil.

Este proceso se denomina modificación de medidas, y si quieres saber más tenemos un artículo específico sobre el mismo.

Liquidación de impuestos

En este caso deberá abonarse el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, además de los correspondientes honorarios del Notario y del Abogado.

Inscripción de los bienes

En caso de que algunos bienes que estén inscritos, como los inmuebles, cambien de propietario este cambio deberá inscribirse, esto podrá llevarse a cabo con la misma escritura de divorcio notarial.

Diferencias entre el Divorcio Notarial y el Divorcio de mutuo acuerdo

El proceso en ambos casos es muy similar, ya que en ambos casos solo se precisa de un profesional de la abogacía, se crea un convenio regulador y posteriormente el mismo debe ratificarse.

La mayor diferencia radica en la autoridad que puede aprobar dicho divorcio, en el caso del divorcio notarial, obviamente es el Notario, mientras que en el divorcio de mutuo acuerdo es el Letrado de la Administración de justicia, siempre que no existan hijos menores.

Además, otra diferencia, radica en cuanto a los descendientes, ya que en el caso del proceso de divorcio de mutuo acuerdo es irrelevante si los hijos son adultos y viven de forma independiente.

También debemos tener presente que dentro del divorcio de mutuo acuerdo existen dos variantes, cosa que no sucede con el divorcio notarial, ya que en caso de tener hijos menores quien conocerá del divorcio será el Juez y no el LAJ, que velará por el interés superior del menor.

Ejemplos prácticos

Ejemplo 1- Ana y Juan

Ana y Juan después de seis años de matrimonio, han decidido divorciarse de manera amistosa. Consultan a un abogado, quien les guía en la redacción del convenio regulador.

En el convenio, acuerdan la división de los bienes y llegan a un acuerdo sobre la pensión compensatoria. Una vez revisado por el notario, ambos acuden a su despacho para firmar la escritura de divorcio. Desde ese momento, su divorcio es efectivo.

Ejemplo 2- María y Luis

María y Luis después de un año de matrimonio, deciden divorciarse. Al tener hijos menores, no cumplen los requisitos para un divorcio notarial. En su lugar, acuden a un proceso de divorcio de mutuo acuerdo ante el Juez.

Tras la redacción del convenio regulador, este es aprobado por dicha autoridad y ratificado por ambos cónyuges. La autoridad judicial vela por el bienestar de los menores durante el proceso.

Ejemplo 3- Carlos y Susana

Después de diez años de matrimonio, Carlos y Susana han decidido separarse, pero no logran ponerse de acuerdo en todos los términos.

Dado que no pueden llegar a un acuerdo mutuo, se ven obligados a acudir a un divorcio contencioso ante el juez de la jurisdicción civil. Este proceso implica una mayor intervención judicial y puede prolongarse en el tiempo, ya que se resolverán las discrepancias entre las partes mediante sentencia judicial.

Conclusiones

Al llegar al final de este recorrido por el proceso del divorcio notarial, has adquirido una comprensión clara y detallada de esta modalidad de divorcio matrimonial.

Desde los requisitos indispensables, como el mutuo acuerdo entre los cónyuges y la ausencia de hijos menores o incapacitados, hasta la importancia del convenio regulador y la ratificación ante notario, has podido vislumbrar la simplicidad y eficacia que caracterizan a este procedimiento.

Además, hemos explorado las diferencias clave entre el divorcio notarial y otras formas de disolución de matrimonio, destacando la autoridad del notario en la aprobación del convenio y la rapidez con la que puede llevarse a cabo este proceso.

Así has aprendido que, ya sea optando por el divorcio notarial o explorando otras opciones disponibles, es fundamental buscar el asesoramiento adecuado y tomar decisiones informadas que garanticen un proceso justo y satisfactorio para todas las partes involucradas, y ahora tienes toda la información para asesorar y guiar a estas partes.

¡Espero que te haya gustado este artículo y nos vemos en el siguiente!

¿SE TE ATRAGANTA LA CARRERA DE DERECHO?

Prueba GRATIS los cursos que te permitirán aprobar 7 veces más rápido.

PROBAR AHORA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Autor

Mas consejos de derecho: